Los looks más llamativos de los Premios Oscar

Hollywood destiló glamour clásico, mucho rosado y no poca audacia al desplegar este domingo su alfombra roja para la 91 entrega de los premios Óscar.

Muchas estrellas eligieron vestidos rosa, pálido o brillante, en delicada gasa o en volados de todo tipo, pero también hubo modelos metalizados, varios trajes pantalón para ellas y hasta un atrevido esmoquin con falda… para él.

Aquí una muestra de la moda en la mayor fiesta de la industria del cine:

– Divas como antes –

La consagrada Glenn Close, favorita para llevarse el Óscar a mejor actriz por “La esposa”, destacó con un dorado Carolina Herrera de 19 kilos de peso, según confesó al canal E!.

Deslumbró con su atuendo, muy parecido a la estatuilla que aspiraba ganar en su séptima nominación, pero el premio fue finalmente para Olivia Colman, por “La favorita”. La británica estuvo a la altura de su personaje de reina con un Prada de satén verde con un drapeado gris superpuesto, con cola y enorme moño en la espalda.

Regina King, quien a poco de iniciar la ceremonia se llevó el Óscar a mejor actriz de reparto, estaba despampanante con un Óscar de la Renta blanco sin breteles, con una abertura que dejaba al descubierto su pierna izquierda y una cola muy favorecedora.

(Photo by FREDERIC J. BROWN / AFP)

Yalitza Aparicio y Marina de Tavira, las caras más famosas de la cinta mexicana “Roma”, llegaron juntas: la primera luciendo un vestido verde claro con pedrería, escote asimétrico y hombro descubierto de Rodarte, la segunda con un J Mendel rojo con joyas de Lorraine Schwart.

(Photo by Mark RALSTON / AFP)

Pero quizás quien más recordó a las grandes divas de Hollywood fue Lady Gaga, ganadora del Óscar a la mejor canción original por su potente balada “Shallow” de “Nace una estrella”: no sólo eligió un vestido negro de Alexander McQueen con largos guantes, sino que lo acompañó con un elegante moño.

(Photo by JB Lacroix / AFP)

– Rosa, rosa, rosa –

El rosado dominó, pero en algunas destacó más que en otras.

La actriz de “Locamente millonarios” Gemma Chan eligió un Valentino fucsia con capas escalonadas y cuello de estilo victoriano que dejó a muchos boquiabiertos.

También apareció en rosa brillante la estrella de “Pantera Negra” Angela Bassett, con un vestido asimétrico de la diseñadora libanesa Reem Acra y un bolso geométrico.

Linda Cardellini, de “Green Book”, se sumó a la ola rosa con un esplendoroso vestido de volados cayendo en cascada con detalle de moño en la cintura coronando un pronunciado escote.

Incluso la japonesa gurú del orden Marie Kondo fue a la gala de rosado, con un Jenny Packham con escote en V, todo de encaje y adornado con flores de lentejuelas de rosa oscuro y blanco.

– Ese traje pantalón… –

El traje pantalón se impuso entre ellas.

Melissa McCarthy, nominada a mejor actriz por “¿Podrás perdonarme algún día?”, optó por un elegante enterito de pantalón negro con top blanco, escotado y con capa a juego, que fue muy elogiado.

La comediante Amy Poehler llevó un traje de pantalón negro de Alberta Ferretti con una blusa con volantes y pantalones anchos, al igual que la joven Elsie Fisher, de “Eighth Grade”, quien eligió blusa blanca.

(Photo by Mark RALSTON / AFP)

También se puso los pantalones la actriz y rapera Awkwafina, pero cambió el negro por la versión metálica, con blusa con una gran moña y sobre a tono.

El metalizado marcó tendencia: Brie Larson fue comparada con una bola de discoteca por su largo vestido plateado de cuello alto y Jennifer Lopez parecía una sirena enfundada en el suyo, tan largo que no se le veían los zapatos.

(Photo by Mark RALSTON / AFP)

– La falda inolvidable –

Pero no sólo las mujeres llamaron la atención.

Clásicos de esmoquín aparecieron Bradley Cooper, nominado a mejor actor por “Nace una estrella”, y Viggo Mortensen, su rival en la misma categoría por “Green Book”, quien sin embargo mostró que debajo de la chaqueta llevaba el escudo de San Lorenzo, el club de fútbol argentino de sus amores.

(Photo by Mark RALSTON / AFP)

Spike Lee, que se alzó con el Óscar a mejor guión original por “El infiltrado del KKKlan”, eligió el púrpura para traje, gorro y gafas, como ya lo hizo en los Globos de Oro y los premios BAFTA del cine británico. Dijo que era en “homenaje” a Prince.

El actor Stephan James, protagonista de “Si la calle Beale hablara”, optó por un llamativo traje rojo oscuro y botas blancas, con moñita a tono. Richard E. Grant, nominado a mejor actor de reparto por “¿Podrás perdonarme algún día?”, también eligió terciopelo bordó en una chaqueta de esmoquin con solapas contrastadas.

Pero el que se robó todas las miradas fue el actor y cantante Billy Porter con un vestido de esmoquin de terciopelo negro de ancha falda diseñado por Christian Siriano. Francamente inolvidable.

(Photo by Mark RALSTON / AFP)

Las Más Vistas