Al menos 20 personas murieron tras una escalada de bombardeos en Gaza e Israel

Los 250 cohetes palestinos del sábado constituyeron la mayor salva lanzada contra Israel en un sólo día en los últimos años.

Una serie de ataques de represalia israelíes contra la Franja de Gaza entre sábado y domingo dejaron al menos 16 palestinos muertos, informaron las autoridades del enclave.

En los ataques israelíes, en respuesta al lanzamiento de 250 cohetes desde la franja contra territorio del estado hebreo, murieron una mujer embarazada y un bebé de catorce meses, según el ministerio de salud palestino. Asimismo fallecieron seis militantes de Hamás, que controla la franja.

Los objetivos de Israel incluyeron el cuartel general de las fuerzas de seguridad del enclave palestino, indicó un comunicado del ministerio del Interior de Israel. El edificio que se encuentra en la ciudad de Gaza fue destruido, añade el comunicado.

El estallido se produjo cuando Hamás, el movimiento islamista que gobierna el enclave, reclama concesiones de Israel en el marco de un frágil cese al fuego.

Entretanto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ordenó seguir con los “ataques masivos” contra objetivos de Hamás y yihad islámica en Gaza.

La policía israelí anunció por su parte la muerte de dos personas en la ciudad israelí de Ashkelon, víctimas de un cohete disparado desde la Franja de Gaza. Los 250 cohetes palestinos del sábado constituyeron la mayor salva lanzada contra Israel en un sólo día en los últimos años.

Los palestinos dispararon los proyectiles contra localidades del sur y del centro de Israel. Varias decenas fueron interceptados por la defensa antimisiles, afirmaron las fuerzas armadas israelíes, y una gran parte impactaron en zonas deshabitadas. El ejército israelí dijo que sus tanques y aviones alcanzaron a su turno unos 220 objetivos militares en Gaza.

En este contexto, Israel anunció el cierre de los pasos fronterizos de Gaza y la veda a la pesca en el litoral del enclave.

Según una fuente de yihad islámica, Egipto, que oficia como intermediario entre Hamas e Israel, intenta una mediación para rebajar la tensión.

En Bruselas, la Unión Europea pidió el “cese inmediato” de los disparos. El emisario de la ONU encargado del conflicto israelo-palestino, instó a “todas las partes a calmar la situación y a regresar al entendimiento de los últimos meses”. Por su parte, Estados Unidos dijo respaldar el “derecho” de Israel a su “defensa propia”.

A fines de marzo, bajo el auspicio de Egipto y la ONU, se negoció un alto el fuego, anunciado por Hamás pero nunca confirmado por Israel. Esto permitió mantener una relativa tranquilidad durante las elecciones legislativas israelíes del 9 de abril.

Pero la situación se degradó durante esta semana. Regresaron los disparos de cohetes y globos incendiarios palestinos, así como las represalias israelíes.

Tres factores podrían empujar a Israel a calmar la situación: las negociaciones en curso para formar una coalición gubernamental luego de la victoria de Netanyahu en las elecciones, el concurso musical Eurovision previsto en Tel Aviv a mediados de mayo, y las celebraciones por la creación del estado de Israel el jueves.

Desde marzo de 2018, los palestinos se manifiestan en la frontera entre la Franja de Gaza e Israel contra el bloqueo al enclave y por el retorno de los refugiados que fueron expulsados o tuvieron que abandonar sus tierras tras la creación de Israel, en 1948.

Al menos 276 palestinos murieron desde el inicio de la movilización, en las manifestaciones o en los ataques israelíes como represalia. Dos soldados y un civil israelí fallecieron en este periodo debido a estos choques entre Gaza e Israel.


Las Más Vistas