Colaborador de Aguiar se hizo pasar por presidente del BROU y justificaba por qué no transfería las supuestas ganancias de la empresa de cáñamo

Inversores canadienses comenzaron a desconfiar del empresario cuando les dijo que un problema legal impedía repartir las ganancias.

Hubo un momento en que los inversores canadienses comenzaron a desconfiar. Gonzalo Aguiar, el hombre detrás de la idea y la ejecución de Boreal, la mayor planta de procesamiento de cáñamo de América Latina, decía que el negocio iba viento en popa, que en la cuenta de la firma había 90 millones de euros –tres veces lo invertido menos de tres años atrás-, pero que un problema legal impedía repartir las ganancias.

De acuerdo a la denuncia presentada por el inversor de Boreal, con esa excusa Aguiar ocultaba que la empresa no había vendido mas de US$ 100.000 de mercadería en tres años y que el dinero de la inversión se la había gastado en lujos excéntricos. También había dejado de pagar los aportes de sus empleados, lo que impedía además exportar su pequeña producción.

Para justificar todo esto, Aguiar puso en contacto a los inversores con un hombre que se hizo pasar por el presidente del Banco República, Salvador Ferrer. A través de audios de WhatsApp, explicaba que un problema legal impedía transferir fondos cuyo origen estaba vinculado a la marihuana por la regulación estadounidense, y que una forma de eludir esta normativa era invertir en otra empresa y que sea esa firma la que transfiera las ganancias. En definitiva, Aguiar le estaba pidiendo a los inversores que pongan más plata.

Millones dilapidados, un matrimonio falso y socios enfurecidos: investigan presunta estafa detrás de la empresa del hombre asesinado por su expareja

Los denunciantes acusan a un abogado uruguayo que trabajaba con Aguiar como autor de esos audios y lo acusan de usurpación de identidad. También apuntan contra un empleado de ese estudio contable, al que acusan de haberse hecho pasar por oficial de registro civil en el casamiento falso entre Aguiar y Romina Camejo.

Por otra parte, señalan que una persona fingió ser funcionario de la Secretaría Antilavado en una reunión por zoom entre Aguiar y los inversores, en la que se hablaba de la dificultad para transferir las ganancias del negocio.

Otros nombres que aparecen en la denuncia son los de su expareja, hoy investigada por el asesinato de Aguiar, a quien acusan de haberle comprado una casa a sus padres con dinero de los inversores canadienses, además de incurrir en gastos con autos de alta gamas y otros bienes de lujo.

La otra persona denunciada es una ciudadana Salvadoreña con la que Aguiar estaba casado, que tenía un rol recibiendo el dinero y lo transfería a distintas cuentas bancarias. Otra mujer que estaba en pareja con un hijo del ahora fallecido también tenía un rol en la maniobra a juicio de los denunciantes. Todos ellos serán indagados por el fiscal Gilberto Rodríguez ahora que el supuesto cabecilla de la maniobra murió.

Crimen en Punta del Este: asesina de su expareja esperará en libertad con medidas limitativas avance de la investigación


Las Más Vistas