La Justicia investiga un presunto caso de abuso de doce niños y niñas que eran cuidados por una pareja en su casa

La pareja se dedicaba al cuidado de niños del barrio La Teja, en Montevideo.

Los padres de algunos de los menores constataron los abusos y presentaron la denuncia ante las autoridades. Alexandra Yarza es la madre de uno de los niños que era cuidado por la pareja. Su hijo tiene siete años y es un niño con síndrome de down.

Fue alertada de la situación por otro padre. Según su relato, uno de los niños grabó un video y envío un audio pidiendo ayuda a su familia.

El testimonio de Alexandra: Yo tengo un hijo de siete años que tiene síndrome de down, usa pañales y no habla. Yo estaba trabajando y llega un papá el viernes y me dice: Tu sabés que el esposo de Laura violó a unas niñas y a tu hijo le pegaba horriblemente. Yo quedé como loca, llamé a mi esposo y le conté. No lo podíamos creer, cerramos el local y fuimos a buscar a mi hijo. Cuando llego ella sale muy rara, con los ojos llorosos y le pregunté si iba a estar más tarde. Levanto a mi hijo y vamos a la Policía donde estaban todos los padres. En ese momento llega ella diciendo: mi marido es un viejo degenerado, no lo puedo creer. Mi hijo siempre estaba golpeado, hacía tres días tenía un hematoma grande en la nalga, los otros niños dijeron que le pegaba todo el tiempo y que encerraba a las niñas en el cuarto. Yo estaba re feliz, parecía que les daba amor. Mi hijo cuando se iba le daba un beso, pero últimamente no estaba contento. Con todas las madres tenemos un grupo en el que hablamos todo el tiempo, un niño le mandó un audio a la madre y una foto con las niñas con la puerta cerrada, en el audio gritaba: ¡esto es un infierno!”. Yo sentí que dejaba a mi hijo en las mejores manos, y no fue así. 

Los padres de algunos de los niños formalizaron la denuncia en el Juzgado especializado de Familia que dispuso medias cautelares para los denunciados. Ahora la fiscal de delitos sexuales Sylvia Lovesio sigue el caso y pidió que los niños fueran examinados en sus prestadores de salud, para comenzar con las indagatorias. Para la fiscal es un caso “urgente y grave”.

Mientras tanto la pareja denunciada tuvo que abandonar su casa ante las amenazas que recibieron.


Las Más Vistas