Los peligros de “Amino”: la aplicación que utilizaba Brissa y con la que chatean muchos niños

El director de Seguridad y Convivencia del Interior explicó sus riesgos.

El director de Seguridad y Convivencia del Ministerio del Interior, Gustavo Leal, explicó:

Esta aplicación fue creada en 2011 en Nueva York, se hizo muy popular en el último año. Hoy tiene cinco millones de personas que la utilizan en todo el mundo. Es una plataforma de comunidades de intereses.

Hay alrededor de 11.000 comunidades de intereses. Una comunidad de interés es un área en la que personas con los mismos gustos se suscriben. Por ejemplo: los amantes de los gatos. Las personas participan y crean. A alguien le gusta Harry Potter y todas las personas a las que les gusta eso, se suscriben.

La manera de ingresar es con un correo electrónico, se crea un usuario que puede ser un nombre real o no. El problema no son las aplicaciones, los padres tienen que educar a los hijos sobre cómo funciona el mundo virtual.

En las plataformas se puede chatear, se pueden crear blogs, se pueden subir fotos o videos. A su vez puedo tener chats privados con las personas que participan. Además, la plataforma propone juegos de roles, uno interactúa haciendo que es otra persona, en el marco del grupo de interés.

Este juego tiene un tema importante que es que construye al mismo tiempo virtualidad y realidad. Uno ingresa en una comunidad de interés, comienza a jugar un juego de roles pero claramente en ese juego a su vez puedo hablar por teléfono con la persona que está jugando, como si fuera una llamada de whatsapp.

Para un adulto es muy claro identificar el límite entre la realidad y lo virtual. Lo que nosotros hemos visto es que, trabajamos con los niños de la escuela, porque cuando supimos que estaban usando esta aplicación parte del proceso fue entrevistar a los padres, conversamos con ellos, explicamos la situación, esto antes que hubiera un detenido.

Les pedimos a los padres que hablaran con sus hijos sobre esta aplicación. Se hizo reservadamente un taller de trabajo con estos niños, en presencia de padres, autoridades y psicólogos y logramos acceder a algunas claves importantes de cómo es que se juega y se interactúa.

Hay que explicarles a los niños que hay riesgos pero no la prohibición absoluta. Hay que enseñarles a los niños y a los adolescentes a manejarse en las redes sociales. Las redes sociales llegaron para quedarse, nosotros como padres tenemos que saber dónde están vinculados nuestros hijos y poder conversar con ellos.

En el caso Brissa lo que hay hasta el momento es que algunos de los usuarios que interactuaban en esta red con Brissa, tenían un conjunto de chats que configuran un escenario donde es posible, por el perfil de las cosas que se comunicaban ahí. Los padres tienen que estar cerca de los niños y tenemos que enseñarles cómo manejarse.


Las Más Vistas