Las barreras que enfrenta Joel, un joven en silla de ruedas que debe trasladarse a estudiar todos los días – Teledoce.com

Las barreras que enfrenta Joel, un joven en silla de ruedas que debe trasladarse a estudiar todos los días

La historia de Joel deja al descubierto la realidad de muchas personas y las necesidad que tienen.

Desde hace un tiempo, la coordinadora de Usuarios del Transporte accesible reclama que el transporte sea 100 % accesible.

¿Qué quiere decir? Que las unidades tengan rampas elevadoras o pisos bajos que les permitan a las personas en sillas de ruedas subirse al ómnibus.

Pero la realidad es otra las unidades que tiene las rampas muchas veces están rotas y hay falta empatía del personal.

El disparador de esta denuncia fue un caso puntual que ilustra lo que viven a diario muchas personas con discapacidad.

La historia de Joel

Joel Monua vive en Colón y estudia Informática en la UTU que está en José Batlle Ordóñez y Gral. Flores.

Al igual que muchos de sus compañeros usa el transporte público para trasladarse, pero llegar a su lugar de estudio le implica todo un desafío.

Habitualmente utiliza la línea 2 de la empresa Coect pero para poder llegar a tiempo, tiene que estar una hora antes en la parada del Corredor Garzón frente a la plaza de Colón.

La empresa Coect tiene unidades accesibles con piso bajo o rampas pero no siempre están en condiciones. Por la tanto en más de una oportunidad Joel no puede subir. A veces con ayuda de otros pasajeros busca alternativas para poder subir.

Joel tiene cierta movilidad en sus piernas que le permiten dar unos pasos. Por esa razón a diferencia de otras personas con discapacidad puede bajarse de la silla y subir los escalones.

Telemundo le colocó a Joel una cámara para registrar el proceso por el que debe pasar todos los días. En este caso se tomó la línea G de Coect y le tocó un ómnibus con la rampa rota. Esto fue lo que sucedió:


Pero también registramos una situación ideal:

¿Por qué Joel decidió contar su historia? El 20 de mayo, Joel sufrió un accidente cuando intentaba bajar de un ómnibus. Se tomó uno de la línea 2 que tenía la rampa rota. Se subió pero al bajar el conductor no se percató y arrancó.

“Yo me bajé, bajé la silla de ruedas pero no vi que quedó enganchado el aro de la silla con la puerta. Yo me siento, tiro para poder destrabarme, pero el ómnibus siguió de largo, no se dio cuenta. En un ataque de enojo tiré fuerte y se rompió el aro y la rueda. Por suerte no me pasó nada, pero podría haber quedado abajo de la rueda”, relató el joven a Telemundo.

Su madre también dio testimonio: “Más allá de la voluntad de la empresa de poner los ómnibus, más allá de las infraestructuras, es una cuestión de empatía, de ponerse en el lugar del otro, de tratar de ayudarlo. Eso es lo que hace falta. Hay gente con mucha voluntad: choferes, guardas y pasajeros que ayudan. Pero también vemos de los otros, los que no te dejan subir, no te dan una mano, no te tienen en cuenta”, dijo.

La empresa Coect inició una investigación administrativa y la Intendencia de Montevideo también tiene la denuncia.

La historia de Joel deja al descubierto la realidad de muchas personas y las necesidad que tienen.

Actualmente en Montevideo  de las 1.530 unidades que existen,  472 son accesibles. 372  de ellas poseen plataforma elevadora y otras 100 son ómnibus de piso bajo. De los tres mil taxis que hay, solo 25 son accesibles. El objetivo de las autoridades es avanzar y llegar al 100 % de ambas flotas.

La mamá de Joel planteaba falta de empatía  del personal y Fiorella Buzzetta, de la coordinadora de usuarios, denuncia que es muy difícil saber los circuitos de los ómnibus accesibles.

“Quedamos presos de la ciudad, porque se nos determina por donde ir, por donde circular. Con una de las cosas que pasa es con las líneas de ómnibus, que son rotativas. Si yo tengo que ir todos los días de mi casa a mi trabajo, o de mi casa a mi centro de estudios, y si las unidades rotan no sé cuando me voy a poder subir al ómnibus”, dijo la joven a Telemundo.

“Te deja sin ganas de salir. El autoestima baja. Es una especie de discriminación”, agregó Joel.

Por denuncias en el transporte, stm@imm.gub.uy

Para contactarse con la coordinadora, clic aquí.

 


Las Más Vistas