Un hombre fue multado porque lo consideraron responsable de perros que viven en la calle y que él alimenta

La sanción se produjo tras la denuncia que realizaron algunos vecinos.

Nilo Hernández tiene 76 años. Es muy conocido entre los vecinos de este complejo de viviendas de Millán y Lecocq.

No solo porque lleva 43 años viviendo acá, sino porque alimenta y cuida a perros de la calle que se refugian en estas esquinas.

“La calle es muy dura. Pasan hambre, paran frío, están expuestos a las inclemencias del tiempo, al tránsito. Mucha gente los quema con agua caliente. Yo sé que ladran, molestan, pero no pasan de eso”, contó Nilo a Telemundo.

Nilo fue denunciado a la Cotryba (Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal). La primera vez fue hace un año.

“Ocurrió por un episodio con una perrita que fue quemada con aceite hirviendo. Yo la hice curar, la hice castrar y después de curada se portó bien. En un momento dado se le dio como juguete morder a la gente. Cuando descubrí eso me dio pánico y empecé a recorrer desesperadamente y la pude colocar en un balneario, está en Neptunia. Pero hasta que no la saqué se armó un bochinche bárbaro”, explicó Hernández.

Ahora le pusieron una multa de 15 UR, unos 17.000 pesos, por considerarlo el responsable de la tenencia de los perros que alimenta.

“Son míos en el sentido de que le doy de comer, pero nada más. Son míos porque me quieren, porque me ven y me siguen. Además los llevo a pasear cuando se ponen muy locos. Yo no tengo perro porque vivo en un tercer piso. El último perro que tuve, un vecino me ayudaba a subirlo. Pero era imposible, a mí ya no me daba el físico”, relató Nilo.

“Yo vivo hace 37 años acá y sé todo lo que han hecho por los animales. Las motos los provocan porque saben que el ruido los molesta y aceleran tanto que los animales salen corriendo. Lo que ha hecho este hombre con los animales, yo soy testigo. Los ha castrado, les ha dado de comer”, relató una de las vecinas del complejo habitacional. Otro de los vecinos dijo que son pocos los que denuncian y que son vecinos que tienen perros, pero les molestan los que son de la calle. “Los niños de la escuela vienen con palos, y los perros se defienden”, relató.

“Cotryba no tienen interés. Si hay un perro que está en mal estado o si hay dueños que los castigan, no se preocupan. Se vienen a preocupar acá por los perros que están alimentados, en veterinaria, están vacunados. Lo que no hemos podido conseguir es hogar”, comentó una vecina.

Desde Cotryba, sin embargo, aseguran que los perros son de Nilo y que hace un año que están siguiendo el caso. “Los perros son de él. Ya tienen varias mordeduras y tenemos denuncias de todo el barrio y de tres personas mordidas. Los niños, dado que la escuela está al lado, llegan con temor. También hay problema con los vecinos que andan en bicicleta. Lo que demostrado esta persona es que no tienen ninguna empatía ni solidaridad con sus propios vecinos, a los cuales él debería responder”, dijo Julio Pintos.

Cotryba tiene dos caminos para las personas que no pagan las multas. “Uno es hacer el cobro por intermedio de Jurídica del Ministerio de Ganadería y el otro convenio que estará próximamente vigente es el pasaje al Clearing de aquellas personas que no han pagado sus multas”, explicó Pintos.


Las Más Vistas