Mayra Arena, la joven argentina que habló sobre su vida en la pobreza y se hizo escuchar: “Uno puede salir de la pobreza, pero la pobreza no sale de uno”

"No hay nadie desesperado haciendo colectas por quienes nacen en la miseria", apuntó la conferencista, estudiante de Ciencias Políticas y depiladora. "Los no pobres tienen que entender que la pobreza los afecta a ellos", agregó.

Mayra Arena es una joven argentina que en el 2018 sorprendió con su participación en el ciclo TEDx de Bahía Blanca. Allí ofreció una charla de 13 minutos en la que abordó la pobreza estructural y la marginalidad como realidades que condicionan la vida de las personas.

Su exposición, de 13 minutos, ya suma más de 3.300.000 de visitas en Youtube y se titula “¿Qué tienen los pobres en la cabeza?”.

Las sociedades más cerradas, cuando existe una tragedia temporal o climática, enseguida las comunidades se organizan y reúnen lo que las familias perdieron. Pero eso no pasa con aquellos que nacen sin nada. No hay nadie desesperado haciendo colectas por quienes nacen en la miseria.

Está presupuesto que si vivís en la pobreza es porque de alguna forma u otra tenés un poco de culpa. Nadie pide dónde nacer. Cuando nacés en un contexto, todo lo que vivís condiciona tu forma de pensar y planificar.

Cuando estás en un lugar en el que no están cubiertas tus necesidades básicas, tu ambición va a ser cubrir esas necesidades. No vas a pensar en estudiar o en hacer otras cosas.

Me ven como un pobre que sabe hablar. En los medios hay cierta hegemonía cultural en la que si las personas que no hablan como la mayoría, no pueden hablar. Pero si hablás parecido o si compartís códigos lingüísticos con la clase dominante, es como que te miran de otra manera, te escuchan con otra predisposición y lo que escuchas podrá ser tomado en cuenta o no.

Hoy los hijos de trabajadores de clase media van a escuelas privadas, y los pobres nos quedamos en las escuelas públicas con otros pobres. Entonces no se da ese vínculo entre el hijo del villero y el hijo del médico o el profesor.

Qué triste si solo los que somos pobres nos tuviéramos que preocupar por la pobreza. Es como si solo los negros se preocuparan por la discriminación. Los no pobres tienen que entender que la pobreza los afecta a ellos.

Uno puede salir de la pobreza, pero la pobreza no sale de uno. Los pobres que ascendemos un poco económicamente o culturalmente no nos volvemos de clase media o de otra clase, somos pobres con plata o pobres con educación.

Pasé 20 años sin tener baño, sin tener agua adentro de mi casa, con piso de tierra. Eso es para toda la vida. Cada vez que llueve pensás en los que se les llena el rancho de agua.

Cuando vos nacés en determinado contexto, lo único que te interesa es comer. La mayoría absoluta no tiene la suerte que tuve yo de cruzamos con ángeles que me incentivaron a volver a estudiar.

Desde el Gobierno de Cambiemos me ofrecieron sumarme. Saben que soy peronista, pero no les importa. Si medís bien, si caés bien, te buscan y te ofrecen. Me ofrecieron una asesoría en el Senado. Yo lo rechacé.

Soy depiladora, tengo mi oficio, lo amo. Y no me gustaría gestionar nada hasta no sentirme capacitada.

Yo me acuerdo que pensaba qué copada debe ser tener picaporte. Porque en el rancho no teníamos eso, claramente. Y pensaba en lo copado de poder tener llave y andar con la llave. En mi casa trancábamos con un palo. Eso es la pobreza.


“¿Qué tienen los pobres en la cabeza?”


Las Más Vistas