Sanguinetti confía en ganar la interna colorada, cree que el FA “está cansado” y que Uruguay necesita un “shock de comercio exterior”

Además, el expresidente apunta que Presidencia manejó mal el tema de las confesiones de Gavazzo.

La última encuesta de Grupo Radar difundida muestra que la interna del Partido Colorado sigue siendo liderada por el expresidente Julio María Sanguinetti con un 49 % de la intención de voto. Sin embargo, muestra un crecimiento del precandidato del sector Ciudadanos, Ernesto Talvi, alcanzando un 43 % de los votos del partido, mientras que José Amorín Batlle reúne el 7 %. Los resultados del mes de marzo le daban un 51 % de la intención de voto colorada a Sanguinetti y un 40 % a Talvi.

¿Qué haría Sanguinetti en caso de llegar por tercera vez a la Presidencia? ¿Qué rol jugaría el Partido Colorado en un Gobierno de coalición? ¿Qué opina sobre la crisis militar? Abordamos estos y otros temas junto a Sanguinetti.

La interna colorada

Las encuestas las miro con distancia. Radar siempre dio más cerca la interna colorada. Creo que mi precandidatura está representando la mayoría, y si no es así, enhorabuena. En todo caso, yo alguna vez dije: ganarme es posible, pero van a tener que correr mucho. Si alguien corre tanto que me gana, resolvemos el problema.

Por supuesto aceptaría una candidatura a vice, creo en la democracia y en la democracia interna del partido. El vicepresidente es un gran articular, es un papel muy importante. En un eventual gobierno de coalición será todavía mucho más importante.

Mis actuales rivales no son muchachos. Si Talvi gana la interna no hay duda de que sería mejor candidato para octubre que yo, porque eso sería lo que pensaran los colorados. Me siento con fuerza. La gente ha tenido una reacción importante.

Veníamos de una situación muy crítica del Partido Colorado. Pero enseguida cambió el humor. Apareció gente que no estaba activa. En el partido hoy hay mucha alegría y eso es muy importante.

Los desafíos del próximo Gobierno

El país está precisando un cambio de conducción. El Frente está cansado, tiene que ir al banco a descansar. Hay muchos problemas en la sociedad uruguaya.

No existe la medida única que vaya a resolver la situación, es un conjunto de medidas. Lo primero es intentar ganar espacio en el libre comercio, empezando con China. Tenemos que reubicarnos en ese tema. Uruguay solo ha crecido cuando crece hacia afuera. Creo que hoy en el Mercosur hay un clima más favorable a este tema de la apertura. Tenemos que hacer un shock de comercio exterior.

Hay que tomar medidas para que el 5 % de déficit se lleve a un lugar a razonable. No vamos a ir a un cero, pero sí bajar un punto, un punto y medio. Hay recortes posibles. Se puede ir cortando desde nombramientos de empleados hasta superposiciones administrativas.

Sin ninguna duda hay que ir a una reforma de la seguridad social. Tenemos que salvar al sistema. Estamos en una situación muy difícil. La edad es un tema entre los varios que hay que discutir.

Creo que las empresas del Estado deben competir lo máximo posible.

El apoyo de Jorge Azar

Las medidas prontas de seguridad están en la Constitución. No estamos en las condiciones como para aplicarlas. Es imposible aplicarlas porque la inseguridad no es un caso imprevisto, es previsto.

Hay una situación pública explosiva en materia de seguridad. Hay gente que propone el servicio militar obligatorio y hasta la pena de muerte.

La crisis en el ámbito militar

El Gobierno y el Frente Amplio quedaron muy descolocados con este tema. Esto iba hacia un silenciamiento. Aparece una confesión horrorosa y se pretendía ir hacia un silencio. Si no hubiese estado la denuncia periodística, esto iba al silencio.

Vázquez dijo que no leyó el expediente. Eso revela que hizo confianza en lo que le informaron. Un presidente no tiene el estudio preciso de cada una de las resoluciones, el 90 % son trámites. Pero un Tribunal de Honor o una destitución no se firman así nomás. Hay que creerle si dijo que no lo leyó, pero es evidente que no estaba firmando cualquier cosa.

La responsabilidad primera es de Presidencia. Este fue un tema mal manejado y que ha puesto en cuestión muchas cosas.

Cada Gobierno fue haciendo a su tiempo lo que tenía que hacer. Tengo un enorme orgullo por lo hecho en mi primer Gobierno en este tema. Las dos leyes de pacificación cumplieron su objetivo. La ciudadanía entendió, por algo ratificó en un referéndum el tema. En el 85 no estaban dadas las condiciones para una comisión para la paz, la dictadura estaba todavía ahí nomás, todos los generales estaban ahí. Durante el Gobierno de Lacalle quedó el tema en silencio.


Las Más Vistas