Victoria Eugenia Henao, la viuda de Escobar: “Me costó 25 años ponerme de pie y salir del miedo para tener el coraje de contar mi historia”

"Creo que Pablo se suicidó. Era inteligente y se dio cuenta de que si él no moría, íbamos a seguir nosotros. Era él o nosotros. Yo no volvería a elegir esa vida", apuntó.

En su libro “Mi vida y mi cárcel con Pablo Escobar”, Victoria Eugenia Henao, viuda del reconocido narcotraficante, reconoce que soportó amantes, desplantes, humillaciones, mentiras, soledad, allanamientos y amenazas de muerte.

Asegura que soportó todas estas situaciones “por amor” y que nunca fue capaz de dejarlo: “No solo por amor sino también por miedo”.

Abordamos la historia de vida de Victoria Eugenia Henao.

Me costó 25 años ponerme de pie y salir del miedo, tener el coraje de poder contar mi historia. Quería que conocieran a la mujer que soy y no a la que muestran las series, diarios, la televisión u otros libros.

Vivimos muchos años encerrados con esta guerra en Colombia, sin poder salir de un espacio en el que Pablo nos dejaba. No nos podíamos mover con nuestros hijos ni poder ver la luz del día.

Nos enteramos de lo que hacía Pablo el 30 de abril de 1984 cuando murió el ministro de Justicia: fue un antes y un después para nosotros como familia y para el país. Antes de eso, Pablo era visto como un empresario dedicado a la parte inmobiliaria. En ese tiempo, en el país no se hablaba del narcotráfico.

Vivimos encerrados, escondidos, no nos podíamos mover por nuestra seguridad. Era difícil salir del país porque los temas de seguridad los manejaba Pablo. Yo no tenía posibilidades de tomar decisiones.

Él no era un hombre violento, pero él decidía qué hacer todo el tiempo. Yo no tenía ni voz, ni voto. No podía opinar ni preguntar.

Empezamos una relación de noviazgo a los 13 años. Él tenía 11 años más que yo. Era mal visto, pero fue una decisión que tomé. Él era un hombre de mucho poder sobre una niña que no conocía el mundo. En este libro escribo la otra cara de muchas de las cosas que pasaron.

Hay un cierto nivel de irresponsabilidad con estas series que tratan la vida de Pablo. Hablan de un héroe que en realidad no existió. Se termina generando un fenómeno de admiración.

He ido pocas veces a Colombia en los últimos 24 años. El Estado colombiano se quedó con muchas partes de Pablo Escobar. La otra parte se la quedaron los enemigos. Ese fue el arreglo que hicimos a cambio de conservar nuestras vidas.

Creo que Pablo se suicidó. Era inteligente y se dio cuenta de que si él no moría, íbamos a seguir nosotros. Era él o nosotros. Yo no volvería a elegir esa vida.

A partir de esa experiencia me he negado a tener pareja, no quiero tener un hombre cerca en mi vida.


Las Más Vistas