Juan Guaidó y el secretario de Estado estadounidense se reúnen en Colombia

"Maduro ha sido destructivo. Podemos ayudar a la oposición a continuar coaligándose, continuar construyendo fuerzas. Representan al pueblo venezolano, y nuestra misión es llegar a elecciones libres y justas", señaló Pompeo.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, se reunirá este lunes en Colombia con el dirigente opositor venezolano Juan Guaidó, en su primera parada de un viaje de tres días a Latinoamérica y el Caribe.

El secretario de Estado del gobierno de Donald Trump, que impulsa la salida del mandatario venezolano Nicolás Maduro por considerar un fraude su reelección, dijo que se encontrará con Guaidó en Bogotá durante una conferencia regional sobre cómo combatir el terrorismo.

En vuelo a Colombia, Pompeo dijo a periodistas que aguardaba con expectativa la reunión con Guaidó, reelecto días atrás como jefe de la Asamblea Nacional y reconocido presidente interino de Venezuela por Estados Unidos y más de 50 países.

“Maduro ha sido destructivo (…) Podemos ayudar a la oposición a continuar coaligándose, continuar construyendo fuerzas. Representan al pueblo venezolano, y nuestra misión es llegar a elecciones libres y justas para que los venezolanos puedan tener unos comicios presidenciales representativos y que se pueda recomponer la economía”, señaló.

Desde que Maduro asumió por primera vez en 2013, Venezuela, que posee las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, ha sufrido una aguda contracción de su economía, que llevó a que 4,6 millones de personas abandonaran el país en los últimos años, según la ONU. De ese total 1,6 millones han ido a Colombia.

Pero a pesar de la crisis política y económica, de los esfuerzos de Guaidó y de las sanciones de Washington, Maduro sigue en el poder respaldado por las fuerzas de seguridad, así como por Cuba, Rusia y China.

“Todos sabíamos que esto sería un desafío enorme, que Maduro no se iría fácilmente”, dijo Pompeo, aunque aseguró que se ha hecho “un progreso real” en términos de “restaurar la democracia en Venezuela”.

“Si los cubanos dejan de apuntalarlo -y estamos trabajando para convencerlos de que esto no es lo mejor para el pueblo cubano-, y si los que lo rodean desde una perspectiva de seguridad finalmente llegan a la conclusión de que Venezuela está mejor sin Maduro, entonces creo que podemos lograr nuestro objetivo”, añadió.

– “Mayor presión” –

Pompeo también tiene previsto un encuentro este lunes con el mandatario Iván Duque, a quien agradecerá los esfuerzos de Colombia para acoger a los venezolanos “que huyen de la corrupción, la represión y las políticas desastrosas de Maduro”, dijo a periodistas un alto diplomático estadounidense.

Durante la gira, que incluye visitas posteriores a Costa Rica y Jamaica, “el secretario de Estado tratará de movilizar una mayor presión sobre la dictadura de Maduro, que hasta ahora ha podido sobrevivir a pesar del aislamiento diplomático y las sanciones”, señaló a AFP Michael Shifter, presidente del centro de análisis Diálogo Interamericano.

La reunión entre Pompeo y Guaidó se producirá luego de que, en una entrevista con el Washington Post publicada el sábado, Maduro asegurara estar en control del país y se declarara abierto a negociaciones directas con Estados Unidos para superar el estancamiento de la relación bilateral.

El gobierno de Trump, que desconoce el segundo mandato de Maduro iniciado en enero de 2019, abogó días atrás por un diálogo para formar un gobierno de transición en Venezuela que convoque a elecciones generales antes de fin de año. Pero sigue sosteniendo que esas conversaciones deben empezar por discutir la partida de Maduro.

Guaidó llegó el domingo a Bogotá desafiando la prohibición de salida del país impuesta por autoridades leales a Maduro.

Es la segunda vez que lo hace, tras cruzar la frontera con Colombia en febrero de 2019 para intentar sin éxito ingresar ayuda humanitaria a Venezuela, luego de lo cual emprendió una gira por la región.

“Generaremos las condiciones que nos conducirán a la Libertad. Y les aseguro que la vuelta a nuestro país estará llena de buenas noticias”, tuiteó el domingo el dirigente opositor antes de reunirse con el presidente Duque.

Duque dijo en un tuit que la cita había sido “muy productiva”.

“Compartimos avances en atención a migrantes radicados en Colombia, y resaltamos la importancia de restablecer la democracia en el vecino país”, señaló.

(AFP)

Nicolás Maduro está dispuesto a que haya “puertas abiertas al acompañamiento internacional” en elecciones legislativas

En su rendición de cuentas anual, propuso invitar a "la Unión Europea, a la secretaria general de la Organización de Naciones Unidas" y "a todas las organizaciones mundiales".

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se declaró dispuesto este martes a aceptar “acompañamiento” de la ONU y otros organismos internacionales en las elecciones parlamentarias de 2020, aún sin fecha, pero descartó sin embargo recibir a la OEA y a su secretario general.

Maduro, en su rendición de cuentas anual, propuso invitar a “la Unión Europea, a la secretaria general de la Organización de Naciones Unidas” y “a todas las organizaciones mundiales”.

“Puertas abiertas al acompañamiento internacional. ¡Welcome, welcome!”, dijo en un discurso transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

“Lo que sí en este país no entrará (…) es Luis Almagro, bandido, basura (…), ni la OEA ni Almagro entran a Venezuela más nunca”, expresó el mandatario ante la oficialista Asamblea Constituyente en un acto en el Palacio Legislativo, en el centro de Caracas, hasta donde llegó una marcha de miles de chavistas.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) actuó como observadora en las últimas votaciones presidenciales de Bolivia y denunció irregularidades que terminaron con la renuncia de Evo Morales, uno de los principales aliados de Maduro, y la proclamación como presidenta de la legisladora derechista Jeanine Áñez.

Maduro también se dijo abierto a que el Poder Electoral, acusado por la oposición de servir al chavismo, tome medidas para “dar más garantías” en las legislativas.

Por ley, la rendición de cuentas del presidente debe hacerse frente al Parlamento, único poder que controla la oposición en el país caribeño; pero la Asamblea Constituyente asumió en la práctica sus funciones después de que el Legislativo fuese declarado en desacato.

La oposición, cuyos principales partidos políticos boicotearon las presidenciales de 2018 alegando falta de condiciones, aún no ha decidido si participa en bloque en las inminentes parlamentarias.

El líder opositor Juan Guaidó, quien desde el cargo de jefe del Parlamento reclamó el 23 de enero de 2019 la presidencia encargada de Venezuela con reconocimiento de medio centenar de países encabezados por Estados Unidos, exige nuevas votaciones presidenciales.

La mayoría opositora legislativa declaró “usurpador” a Maduro, acusándole de haber sido reelegido en forma fraudulenta.

Guaidó fue ratificado como presidente del Parlamento el pasado 5 de enero por 100 legisladores aliados.

No obstante, ese mismo día, un congresista rival, Luis Parra, fue proclamado en ese puesto con apoyo chavista en una sesión sin Guaidó y otros diputados opositores, que denunciaron “un golpe de Estado parlamentario”.

AFP

Estados Unidos colocó en lista negra a opositores venezolanos enfrentados a Guaidó

Son siete los diputados de ese país sobre los que recaerán sanciones económicas por bloquear el proceso democrático, según las autoridades estadounidenses.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció este lunes sanciones contra siete diputados del Parlamento de Venezuela, entre ellos Luis Parra, quien se autoproclamó jefe del Legislativo la semana pasada en paralelo a la reelección de Juan Guaidó a la cabeza del organismo.

Para el gobierno de Estados Unidos estos diputados intentaron bloquear el proceso democrático en Venezuela.

Parra juró el 5 de enero como jefe del Parlamento con el apoyo de los chavistas, una acción que la oposición venezolana denunció como un “golpe de Estado”, en un contexto en que más de 50 países liderados por Estados Unidos no reconocen al presidente venezolano Nicolás Maduro y consideran a Guaidó como mandatario interino.

La elección de Guaidó se produjo en un contexto de caos, después de que agentes del Estado le impidieran entrar al recinto y los diputados de la oposición tuvieron que votar fuera del edificio.

Entonces Parra – un legislador opositor que rompió con Guaidó hace un mes tras ser acusado de corrupción – se autoproclamó como jefe del Parlamento, en una sesión sin quorum, en la que fue apoyado por el partido de Maduro.

Guaidó y Estados Unidos afirman que el gobierno de Maduro ofreció sobornos a miembros de la Asamblea Nacional, con el objetivo de derrotar al líder opositor.

Los otros diputados sancionados son Franklyn Duarte y José Noriega, designados en la votación en la que Parra se autoproclamó como primer y segundo vicepresidente del Parlamento, y José Brito, Conrado Pérez, Adolfo Superlano y Negal Morales.

Las sanciones impiden el acceso de los designados al sistema financiero estadounidense y determinan la congelación de sus activos en este circuito financiero, además de prohibir las transacciones con ciudadanos estadounidenses.

El chavismo se deslindó de la lucha entre Juan Guaidó y Luis Parra por el control del Parlamento de Venezuela

Además, prometió prontas elecciones legislativas.

El chavismo se deslindó este miércoles de la pugna entre Juan Guaidó y Luis Parra por el control del opositor Parlamento de Venezuela, pese a apoyar en la Cámara al rival de Guaidó, y prometió prontas elecciones legislativas.

Diosdado Cabello, presidente de la oficialista Asamblea Constituyente, que rige como “suprapoder” en el país caribeño, calificó de “triste espectáculo” la “pelea” entre Guaidó y Parra, un legislador que después de ser acusado de corrupción rompió con el líder opositor a principios de diciembre.

“Es una pelea entre ellos”, dijo en el Palacio Legislativo, en Caracas.

El martes, Guaidó y diputados opositores forzaron la entrada al hemiciclo frente a militares que bloqueaban las puertas. Ya en la Cámara, el dirigente juró cumplir los deberes de “presidente encargado” de Venezuela tras ser ratificado como jefe del Congreso por un centenar de legisladores aliados.

Desde ese cargo, Guaidó reclamó hace un año la presidencia interina con reconocimiento de medio centenar de países, encabezados por Estados Unidos, después de que la mayoría opositora legislativa declarara “usurpador” al gobernante socialista Nicolás Maduro, acusándole de haber sido reelegido fraudulentamente.

El chavismo busca explotar fracturas opositoras, pero la proclamación de Parra reagrupó alrededor de Guaidó a grupos críticos.

Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, cree la oposición podría “repotenciar distintos flancos: apoyo internacional, oportunidad de unificarse y rescatar la energía de la gente”, que venía apagándose con la resistencia de Maduro en el poder.

Pero la consultora Eurasia Group prevé que el oficialismo aprovechará para aumentar “la persecución”, con decenas de dirigentes opositores presos o exiliados, y “avanzar” hacia elecciones de la unicameral Asamblea Nacional “en sus propios términos”.

– Votaciones a la vista –

Luis Parra, cuyo nombre fue vinculado por la web de investigación periodística Armando.Info con casos de corrupción en importaciones de alimentos del gobierno de Maduro, se proclamó el domingo como presidente del Parlamento aupado por diputados del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Ese día, Guaidó y otros congresistas opositores se quedaron fuera del Palacio Legislativo entre piquetes militares y policiales, por lo que el líder opositor convocó a una sesión en la sede de un medio de comunicación, El Nacional, y allí fue ratificado por 100 legisladores.

Maduro reconoció a Parra de inmediato.

El mandatario había desconocido todas las directivas del Parlamento desde 2016, cuando la oposición tomó el control de ese poder tras ganar 112 escaños de 167 posibles en diciembre de 2015. El Tribunal Supremo declaró al Congreso en desacato y sus funciones fueron asumidas, de facto, por la Constituyente.

En 2020, último año de la actual legislatura, corresponden nuevas elecciones.

Cabello dijo que la Constituyente tomará “las decisiones que tenga que tomar” y prometió, sin asomar fechas, llamar pronto a las urnas.

Guaidó insiste en elecciones presidenciales sin Maduro. La oposición boicoteó los comicios de 2018, en los que el mandatario fue reelecto, alegando falta de condiciones.

“Las presidenciales tienen una probabilidad muy baja (…). Condicionar todo a esas elecciones es un error, porque estás cerrando una puerta que se va a abrir” con las legislativas, comentó Seijas a la AFP.

Parra propone “normalizar” relaciones entre poderes públicos y “superar el desacato”.

– Sanciones y protestas –

Estados Unidos evalúa sanciones contra diputados, alegando que aceptaron sobornos, adelantó este miércoles a periodistas un funcionario del gobierno de Donald Trump: “Hay personas (…), que pueden haber aparecido en el radar por primera vez” que “toman dinero de personas que ya están sancionadas”.

La Casa Blanca había advertido que actuará si Guaidó es arrestado en la escalada, y la OEA anunció que debatirá el viernes una resolución para condenar “el uso de la fuerza” contra la oposición parlamentaria.

Tras renovar juramento como “presidente encargado” con ratificado apoyo de Washington, la Unión Europea y el Grupo de Lima, Guaidó convocó a “actividades de calle” esta semana (jueves, viernes y sábado) y a una manifestación hacia el Palacio Legislativo el próximo martes.

El opositor intenta recuperar poder de convocatoria, pues le ha sido imposible reeditar en los últimos meses las multitudinarias protestas de principios de 2019.

Tras fracasar sus intentos de deponer a Maduro en 2019, su popularidad, que llegó a 63%, cayó a 38,9% en diciembre, según la encuestadora Datanálisis.

Maduro, en tanto, convocó para el 15 y el 16 de febrero ejercicios militares, llamando a “estar listos” para “reventarle los dientes al imperialismo” en caso de agresiones.

(AFP)

Talvi afirmó que el cambio de postura de la Cancillería uruguaya sobre Venezuela hará “más suave” la transición de un Gobierno al otro

En tanto, el futuro canciller aseguró que la ley de urgencia contemplará el acuerdo de trece puntos alcanzado por los partidos de la coalición.

Ernesto Talvi valoró el cambio de postura de la Cancillería uruguaya sobre la situación en Venezuela.

El futuro canciller dijo que esta posición más crítica del actual Gobierno sobre el régimen de Maduro suaviza la transición.

“La Cancillería ha tomado una posición más crítica con el régimen de Maduro. El hecho de que la Cancillería haya marcado un cambio implica que la transición va a ser más suave de lo que parecía.

Guaidó es hasta nuevo aviso el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, que es el último órgano democráticamente electo en el país. Va a ser una figura importante en cualquier transición democrática que haya en Venezuela”.


En tanto, Talvi aseguró que la ley de urgencia contemplará el acuerdo de trece puntos alcanzado por los partidos de la coalición.

Afirmó que si bien todavía no conoce el texto de la ley, habrá tiempo para revisar y aportar elementos antes de que la iniciativa ingrese al Parlamento.

Juan Guaidó se juramentó como presidente del Parlamento de Venezuela tras su reelección

"Aquí estamos dando la cara", exclamó Guaidó.

El líder opositor Juan Guaidó, ratificado el domingo como jefe parlamentario por votos opositores, tomó este martes la palabra en el Palacio Legislativo de Venezuela después de que militares intentaran bloquear su entrada al hemiciclo, constataron periodistas de la AFP.

“Aquí estamos dando la cara”, exclamó Guaidó desde el podio presidencial de la unicameral Asamblea Nacional tras cantar el himno nacional, momentos después de que el diputado rival Luis Parra, autoproclamado el mismo domingo jefe de la cámara con apoyo del chavismo, dirigiera una sesión en su ausencia.

Cómo el conflicto EE.UU.-Irán puede beneficiar a Maduro en Venezuela y qué posturas podría adoptar Uruguay

"Cancillería tendrá grandes desafíos", reflexionó el analista internacional John Moore.

La decisión de Nicolás Maduro de bloquear el acceso a la Asamblea Nacional al líder opositor Juan Guaidó, para impedir su reelección como presidente del legislativo, generó el rechazo de la mayor parte de la comunidad internacional.  En Uruguay, tanto Presidencia como el presidente electo, Luis Lacalle Pou, criticaron la medida adoptada por el presidente venezolano y condenaron este nuevo golpe a la democracia.

Además, todavía se calcula el impacto que trajo el asesinato del general iraní Qasem Soleimani a manos de Estados Unidos.

Abordamos el tema junto a John Moore, analista en temas internacionales.

El cuarto de hora de Juan Guaidó está pasando, todo parece indicar eso. Había grandes esperanzas cuando asumió y que con el apoyo internacional se pudieran generar las condiciones para un cambio de régimen. Esto que hizo Maduro marca que Guaidó está perdiendo poder efectivo y simbólico. La comunidad internacional lo ha dejado bastante solo.

Además, la oposición al régimen de Maduro está muy fragmentada y se ha debilitado mucho. La situación de Guaidó es más complicada ahora. Si al interior de las Fuerzas Armadas no hay un cambio para forzar la salida de Maduro, no puede haber un cambio efectivo.

Si Guaidó enfrenta el desafío de volver a ser considerado legítimo, necesita el respaldo de la comunidad internacional y evitar los episodios violentos. Si Guaidó no logra tener un poder efectivo, convocar a la ciudadanía y que la comunidad internacional lo apoye redoblando las sanciones a Maduro… vamos a seguir viendo más de lo mismo. Y Guaidó va a seguir luchando contra una dictadura que tiene a su lado el poder de las Fuerzas Armadas.

Si no se genera una disidencia en el interior de las FF.AA. para que dejen de apoyar a Maduro, no va a pasar nada. Maduro y todo su régimen están luchando por su supervivencia.  Es difícil generar las condiciones para que Maduro sea removido del cargo.

Sería un disparate pensar una invasión extranjera a Venezuela. Los costos serán altísimos por todos lados. Venezuela es un Estado fallido, es un emporio de todo tipo de desórdenes.

La particularidad que tiene Venezuela es que es uno de los países con mayores reservas de petróleo en el mundo. Si crece el enfrentamiento entre estados Unidos e Irán, Venezuela se va a ver beneficiada.

Uruguay va a tener que buscar por primera vez en mucho tiempo un camino diplomático y geopolítico por sí solo. Necesita un camino pragmático para proyectar a Uruguay a nivel económico y comercial por encima de lo que pueda pasar al interior del Mercosur. El Mercosur se convirtió en una cáscara ideológica.

Desde el punto de vista diplomático, nosotros hoy no tenemos razones para tener un conflicto con Irán. Cancillería tendrá grandes desafíos en un mundo entreverado.

Gobierno entrante y saliente manifestaron su preocupación y rechazo por los episodios vividos en Venezuela

Cancillería le pidió al gobierno de Maduro que “respete los derechos civiles y políticos de los ciudadanos y los fueros de los legisladores”.

El Gobierno se expidió a través de un comunicado en el que

…expresa su profunda preocupación ante la conculcación de los derechos de los diputados de la Asamblea Nacional Venezolana, expresión máxima de la democracia y en particular por la acción de la Guardia Nacional Bolivariana que impidió a los representantes legítimamente electos por el pueblo participar de la sesión donde debía elegirse nuevo presidente del Órgano…

El texto agrega que

…La actitud del Gobierno de Venezuela daña seriamente los esfuerzos de la comunidad internacional para colaborar con los venezolanos, a través del diálogo y la negociación, en lograr una salida a la grave crisis institucional que sufre ese país…

El comunicado, con fecha domingo 5 de enero concluye que

…El Gobierno del Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores venezolanos, pero en particular al Gobierno, a evitar acciones que continúen agravando la situación y poniendo en riesgo la estabilidad del país y a respetar estrictamente los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos y muy especialmente los fueros de los legisladores integrantes de la Asamblea Nacional…

El mismo día también se habían manifestado al respecto los futuros presidente y canciller:

Vuelve a tambalear la institucionalidad en Venezuela: por qué Guaidó no pudo entrar al Parlamento, la reacción de Maduro y la condena de Uruguay

La oposición denuncia un "golpe de Estado parlamentario".

La ruptura institucional se profundiza en Venezuela. Juan Guaidó sigue reivindicando su condición de jefe del Parlamento y presidente encargado con amplio apoyo internacional, mientras un diputado rival fue proclamado líder legislativo el domingo y Nicolás Maduro mantiene el control del poder.

Guaidó convocó a una sesión de la unicameral Asamblea Nacional para este martes en el Palacio Legislativo, pero surge una pregunta: ¿podrá hacer valer los votos de los 100 diputados opositores que le reeligieron el domingo en las instalaciones de un periódico, entrar a la Cámara y subir al podio presidencial?

Cancillería uruguaya: “La actitud del Gobierno de Venezuela daña seriamente los esfuerzos de la comunidad internacional para colaborar con los venezolanos”

Piquetes militares y policiales impidieron su entrada a la Asamblea el domingo. Mientras intentaba saltar las verjas de la sede del Parlamento, bloqueado por uniformados con escudos antimotines, Luis Parra, un legislador opositor que rompió con él hace un mes tras ser acusado de corrupción, se juramentaba con respaldo del chavismo.

Guaidó llamó entonces a una sesión en la sede del diario El Nacional, donde fue ratificado por la mayoría opositora de la Cámara.

Estados Unidos, la Unión Europea y aliados regionales como Colombia o Brasil renovaron su respaldo a Guaidó, quien como jefe parlamentario reclamó el 23 de enero de 2019 la presidencia interina de Venezuela con reconocimiento de medio centenar de gobiernos.

Maduro, por su parte, reconoció como jefe de la Asamblea a Parra, quien también convocó una sesión para el martes.

La oposición denuncia un “golpe de Estado parlamentario”. Parra es acusado de cabildear ante autoridades de Colombia y Estados Unidos para librar de responsabilidad a un empresario implicado en un caso de presuntos sobrecostos en la importación de alimentos para el gobierno del mandatario socialista.

– “Unidad” –

Poco después de la votación en la que salió reelegido, Guaidó pidió a su partido político, Voluntad Popular, que lo “relevara” de su militancia para ser “independiente” y “atender a cada uno de los sectores del país”.

La organización fundada por el mentor del líder parlamentario, Leopoldo López, aceptó el pedido a fin de “contribuir al fortalecimiento de la unidad” en la oposición.

El rechazo a Parra reagrupó a fuerzas opositoras que mantenían diferencias con Guaidó. “Fue impuesto por el chavismo (…) en un capítulo más de autocracia y abuso de poder (…) y los abusos unifican”, dijo a la AFP el analista Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, quien considera que puede ser una oportunidad para revitalizar protestas.

Legisladores de la pequeña fracción “16 de julio”, vinculada a la exdiputada radical María Corina Machado, apoyaron la ratificación de Guaidó pese a haber sido críticos con muchas de sus decisiones, como las fallidas negociaciones emprendidas con Maduro el año pasado con la mediación del gobierno de Noruega.

Ese grupo “tenía acordado abstenerse”, pero decidió apoyar a Guaidó frente a la “barbarie”, dijo el diputado Omar González al darle su voto.

Henri Falcón, un chavista disidente que rompió el boicot de los principales partidos opositores a las presidenciales de 2018 ganadas por Maduro, tildó de “espectáculo bochornoso” la proclamación de Parra.

Sin embargo, la oposición deberá enfrentar un inminente llamado a elecciones para una nueva Asamblea Nacional, que según la ley deben realizarse en 2020, último año de la actual legislatura.

Ese escenario, subraya León, plantea “el riesgo de fracturas” entre quienes consideran participar y quienes lo descartan.

– “Símbolo” –

León recuerda que Maduro ha utilizado la dualidad de poderes como un arma contra sus adversarios y asegura que esta vez no es diferente.

Ya el oficialismo desconocía todas las decisiones del Parlamento después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) lo declarara en desacato en 2016, y una Asamblea Constituyente integrada solamente por chavistas asumió en la práctica las funciones legislativas pese a los cuestionamientos sobre su legitimidad.

“Mientras Maduro mantenga control territorial y militar, la capacidad de acción ejecutiva o legislativa” de Guaidó seguirá siendo limitada, pero no su valor como “símbolo”, comenta León.

Parra, por lo pronto, ha anunciado que buscará nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral de cara a las votaciones legislativas.

El proceso había sido iniciado por Guaidó, quien exige elecciones presidenciales sin Maduro, pero no alcanzó consensos para ello.

(AFP)

Nicolás Maduro: “Venía sonando que Juan Guaidó iba a ser sacado”

"Queremos abrirle las puertas al futuro de este Parlamento", dijo el congresista proclamado como nuevo presidente del Parlamento.

El líder opositor Juan Guaidó trepando rejas del Palacio Legislativo, un diputado rival proclamándose como jefe parlamentario con apoyo del chavismo y el presidente Nicolás Maduro celebrando ese acto jugando a béisbol marcaron un caótico domingo en Venezuela.

Guaidó, con cien votos de legisladores opositores, fue ratificado en la sede de un periódico como presidente del Parlamento, apenas horas después de que Luis Parra, un congresista opositor rival, se proclamara jefe de la cámara con la bancada chavista respaldándole en pleno.

Que Guaidó instalara una sesión alterna en las instalaciones del diario El Nacional, crítico de Maduro, no estaba en la programación del día, que preveía la instalación de una nueva junta directiva de la Asamblea Nacional en el Congreso, en el centro de Caracas.

Numerosos piquetes en los alrededores del Palacio Legislativo, montados desde tempranas horas de la mañana por militares y policías, impidieron el paso fluido de periodistas y parlamentarios, incluido el del propio Guaidó, quien forcejeó hasta llegar a las verjas que sellan el recinto.

Con el reconocimiento de medio centenar de países a cuestas, Guaidó intentó saltar una reja del flanco oeste del Parlamento para entrar y reelegirse en el cargo desde el que reclamó la presidencia encargada de Venezuela el 23 de enero de 2019, después de que la mayoría opositora parlamentaria declarara “usurpador” a Maduro.

Jóvenes militares con escudos antimotines lo empujaron, impidiendo al dirigente, vestido con su característico traje a medida, entrar al Parlamento.

– “¡Levanten las manos!” –

Mientras Guaidó forcejeaba, la bancada oficialista festejaba como no lo hacía desde hace años dentro del Legislativo, único poder en manos de la oposición desde que ganara la mayoría calificada (112 de 167 escaños) en 2016. El chavismo se había retirado de la Asamblea Nacional después de que la justicia la declarara en desacato ese mismo año, pero regresó en septiembre pasado.

Con risas y vítores, el llamado ‘Bloque de la Patria’ respaldó la postulación de Parra, congresista que después de ser acusado de corrupción rompió con Guaidó hace un mes, pero que dice estar en contra de Maduro.

“¡Levanten las manos!”, pedían chavistas a gritos desde el podio presidencial del hemiciclo de sesiones, mientras los parlamentarios opositores que pudieron entrar, perplejos, miraban lo que tacharon de “show” y “golpe de Estado parlamentario”.

Parra tomó un megáfono para proclamarse. Los micrófonos permanecieron apagados, controlados por la bancada opositora, hasta que chavistas forzaron su entrada a la sala de control golpeando la puerta a patadas. Entonces, la voz de Parra también retumbó.

“Queremos abrirle las puertas al futuro de este Parlamento”, dijo el congresista en un discurso pronunciado entre cruces de gritos entre los bandos.

La algarabía resonaba en las decenas de curules vacías de varios opositores que no sortearon los piquetes y de los exiliados, refugiados o encarcelados después de que el Tribunal Supremo de Justicia -de línea oficialista- les abriera procesos penales.

“¡Golpistas!”, gritaban por su parte opositores a Parra y a su nueva junta directiva, escogida a mano alzada, sin recuento de votos. Los aliados de Guaidó, entre una que otra risa sarcástica, mostraban caras largas.

– Jonrón para celebrar –

Poco después, a unos treinta kilómetros de distancia, Maduro celebraba la proclamación de Parra durante la inauguración de un estadio en el estado Vargas (norte), donde nació Guaidó.

“Venía sonando que (…) iba a ser sacado”, aplaudió antes de empezar un juego entre militares y ministros.

Unos minutos después, el gobernante socialista corría las bases con paso lento, alzando el puño derecho, tras pegar un cuadrangular.

“Tuve el gran honor de conectar el primer jonrón del Estadio de Béisbol Fórum La Guaira. ¡Muy buen juego de pelota!”, festejó Maduro en redes sociales, subiendo un video del momento del batazo en la tierra de Guaidó.

(AFP)

Cancillería uruguaya: “La actitud del Gobierno de Venezuela daña seriamente los esfuerzos de la comunidad internacional para colaborar con los venezolanos”

"El Gobierno del Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores venezolanos, pero en particular al Gobierno, a evitar acciones que continúen agravando la situación", agrega.

Así fue el comunicado emitido por Cancillería de Uruguay:

El Gobierno del Uruguay expresa su profunda preocupación ante la conculcación de los derechos de los diputados de la Asamblea Nacional Venezolana, expresión máxima de la democracia y en particular por la acción de la Guardia Nacional Bolivariana que impidió a los representantes legítimamente electos por el pueblo participar de la sesión del día de hoy donde debía elegirse nuevo presidente del Órgano.

La actitud del Gobierno de Venezuela daña seriamente los esfuerzos de la comunidad internacional para colaborar con los venezolanos, a través del diálogo y la negociación, en lograr una salida a la grave crisis institucional que sufre ese país.

El Gobierno del Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores venezolanos, pero en particular al Gobierno, a evitar acciones que continúen agravando la situación y poniendo en riesgo la estabilidad del país y a respetar estrictamente los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos y muy especialmente los fueros de los legisladores integrantes de la Asamblea Nacional.

Lacalle Pou denuncia un “nuevo golpe a la institucionalidad democrática” en Venezuela

"Demostrando una vez más las maniobras del régimen de Maduro para centralizar el poder, violentando la voluntad popular", agregó.

Así se expresó el presidente electo: