El agua empieza a bajar en París, pero en Europa continúa la alerta

Se prevé que las lluvias continúen en el centro del Viejo Continente continúen. Ya se han cobrado unas 20 víctimas.

El nivel del río Sena en París empieza a descender tras su mayor crecida en 30 años. Como se ve en el Puente del Alma, que sirve de referencia a los locales, lo peor parece ya haber pasado. Sin embargo, al igual que doce departamentos, la capital francesa sigue en alerta naranja.

El punto máximo de la crecida se registró de madrugada con 6,10 metros. Como explicó el primer ministro francés Manuel Valls, van a hacer falta varios días para que todo vuelva a la normalidad. “Las operaciones de rescate deberían continuar hasta el lunes por lo menos”, dijo.

La alcaldesa de París, mientras tanto, hizo un llamado a la prudencia de los locales y turistas.

Las inundaciones no dejaron víctimas en París, pero sí se cobraron la vida de cuatro personas en toda Francia y dejaron 24 heridos. Más de 20.000 personas debieron ser evacuadas; la mayoría en la región de Île-de-France, donde se encuentra la capital del país. A una quincena de esa ciudad, el agua trepó hasta el metro y medio en la calle.

No es la primera vez, como explicó un vecino resignado a Euronews. “No podemos luchar contra los elementos”, dijo. “Son solo pérdidas materiales, no humanas. No tenemos elección, no nos queda más remedio que soportarlo”.


Las lluvias torrenciales que azotan el centro de Europa se cobraron la vida de al menos once personas en Alemania, dos en Rumania y otra en Bélgica. En Badenburger Ber y Baviera, los dos estados germanos más afectados por las inundaciones, se iniciaron las tareas de limpieza mientras se intenta restablecer el acceso al agua potable y la red de carreteras.

Abdul Munir, un refugiado afgano, habló con la agencia Euronews y contó que vio por televisión los problemas y se acercó a ayudar.

En Rumania, las precipitaciones inundaron unas 80 casas y provocaron la crecida de los ríos, aunque todavía no ha habido desbordes ni se debió evacuar gente.

Las autoridades advirtieron que la situación puede empeorar, algo que también se prevé en Bélgica. Allí este sábado se esperan fuertes lluvias que podrían afectar hasta a Bruselas y la región de Flandes.


Las Más Vistas