El Grupo Internacional de Contacto por Venezuela intenta llegar a una solución a la crisis política y social que vive el país caribeño

El vicecanciller uruguayo, Ariel Bergamino, participa del encuentro que comenzó este lunes en Costa Rica.

Para los países que integran el Grupo Internacional de contacto por Venezuela lo fundamental es evitar una escalada de violencia. La representante de la Unión Europea para asuntos exteriores hizo hincapié en la no injerencia extranjera en el conflicto entre el gobierno y la oposición:

“La solución debe ser venezolana, pero la comunidad internacional, la región, tiene el deber y la responsabilidad de facilitar esa solución sin injerencia, sin ninguna forma de despliegue militar”.

La representante diplomática enfatizó además la urgencia de alcanzar una solución por la grave situación humanitaria que viven los venezolanos:

“Cinco mil personas dejan el país cada día y para final de año se espera que el número de refugiados, e inmigrantes venezolanos, alcance los 5 millones. Este dramático deterioro de la situación hace que una solución política sea imperativa y sobre todo urgente”.

Como resultado del primer encuentro, los países integrantes del grupo pidieron apoyo económico a la comunidad internacional para reforzar la ayuda humanitaria y confirmaron que la comisión europea aportará 50 millones de euros adicionales para paliar la situación de 7 millones de personas.

El Grupo Internacional de Contacto está integrado por 12 países: Francia, Alemania, Países Bajos, Portugal, España, Suecia, Reino Unido, Costa Rica, Ecuador, Bolivia y Uruguay y en esta reunión participan también la comunidad del Caribe y el Vaticano.

El objetivo del grupo es alcanzar una solución pacífica a la crisis venezolana que implique llegar a un consenso para llamar a elecciones presidenciales. En la jornada de este martes se lleva a cabo una nueva reunión y se espera que allí surja una declaración conjunta.


Las Más Vistas