Hubo una conversación entre Macri y Alberto Fernández; ambos remarcaron la necesidad de calmar los mercados

El presidente Mauricio Macri y el candidato Alberto Fernández lanzaron este miércoles mensajes conciliadores, en un intento por calmar a los mercados que se desplomaron y amenazan con profundizar la crisis económica en Argentina, tras el revés electoral del mandatario en las primarias del domingo.

“Mi tarea es asegurar la gobernabilidad. El diálogo es el único camino. La incertidumbre ha generado mucho daño y nos obliga a ser responsables. Quiero transmitir tranquilidad en este proceso electoral que ha comenzado”, dijo Mauricio Macri en un mensaje difundido antes de la apertura de los mercados.

Más tarde, el mandatario dijo que mantuvo “una buena y larga conversación” con Alberto Fernández. “El se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral, y la incertidumbre política que genera, afecte lo menos posible a la economía de los argentinos”, dijo en Twitter.

La conversación también fue destacada por Fernández, quien afirmó en una rueda de prensa que tiene “toda la vocación de hablar y ayudar a superar este trance”.

En reacción a las primarias en las que la fórmula de Fernández con la expresidenta Cristina Kirchner consiguió 47% de los votos, el lunes la moneda argentina se depreció casi 20% y la bolsa de Buenos Aires cayó 38% mientras se derrumbaban acciones y bonos argentinos en Nueva York y algunas consultoras asomaban el riesgo de una cesación de pagos.

“Nuestra propuesta no supone riesgos de default, supone sí una lógica de funcionamiento distinta”, dijo Fernández, a la vez que reprochó que desde el oficialismo se sembraran “dudas inexplicables” en los mercados internacionales, “diciendo que éramos como Venezuela”.

Este miércoles, la moneda argentina siguió perdiendo valor y cerró en 62,18 pesos por dólar; una depreciación de 6,19% con respecto al martes. La Bolsa cerró con una baja de 1.86%.

– Beneficios salariales –

Macri anunció el miércoles beneficios salariales y recortes de impuestos, en un intento por rescatar apoyo electoral de cara a las presidenciales de octubre por parte de sectores cansados de sus políticas de austeridad.

Macri, quien en las primarias solo consiguió 32% de los votos, anunció modestos bonos salariales, una reducción impositiva para los trabajadores y pequeñas empresas, y la congelación del precio de la gasolina durante 90 días.

Además habrá un aumento del salario mínimo, actualmente de 12.500 pesos mensuales (208 dólares) y que se encuentra por debajo del costo de la canasta básica, aunque no precisó el monto.

Según Fernández, esas medidas para estimular el consumo “no están mal, pero en el contexto pueden ser muy riesgosas. Deseo que salgan bien”, dijo.

Según el candidato, Macri se encuentra “en una condición muy compleja de candidato y presidente. Le pido que prime la de presidente”.

Las medidas se extenderán hasta fin de año y tendrán un costo fiscal de 40.000 millones de pesos (unos 665 millones de dólares). Macri, que termina su mandato el 10 de diciembre, lleva a cabo un programa de fuerte ajuste acordado con el Fondo Monetario Internacional a cambio de un crédito de 56.0000 millones de dólares.

– “Cansados” –

Los argentinos, que se encuentran ya afectados por una inflación de 22,4% entre enero y junio, temen un nuevo golpe por efecto de la depreciación de la moneda. En el anualizado, junio a junio, la inflación acumuló 55,8%, una de las más altas del mundo.

“Lo que les pedí fue muy difícil, fue como trepar el (monte) Aconcagua. Están afectados y cansados. Llegar a fin de mes se transformó en una tarea imposible”, admitió el presidente sobre sus tres años y medio de gobierno.

La intención del gobierno es que las medidas abarquen a 17 millones de trabajadores y sus familias, así como a pequeñas y medianas empresas.

“Reflejan la necesidad de enfocarse en los sectores que más han sido afectados por la crisis económica y que le dieron la espalda al presidente en las primarias. Muestran la necesidad de recuperar a por lo menos una parte de esos votantes”, estimó Paula García Tufro, experta del Atlantic Council.


Las Más Vistas