Presidente mexicano Peña Nieto asumió la culpa de la fuga del “Chapo” Guzmán

El exdirector del servicio secreto y codiseñador de la cárcel en que estaba preso el narcotraficante dijo que debió haber habido corrupción involucrada.

Tanto la cúpula de seguridad mexicana como el propio presidente Enrique Peña Nieto hicieron un mea culpa por la fuga de Joaquín “Chapo” Guzmán, uno de los narcotraficantes más importantes del mundo. El líder del cártel de Sinaloa ya se había fugado en 2001 y había sido recapturado en febrero de 2014.

Los guardias de la cárcel de máxima seguridad demoraron 18 minutos en ir a chequear por qué el preso no aparecía en las cámaras de seguridad tras dirigirse a su ducha, la única zona de la celda que quedaba fuera de la videovigilancia. El ministro del Interior Miguel Ángel Osorio habló en el Parlamento y allí estuvo durante cuatro horas.

Para el exdirector del servicio secreto Jorge Carrillo, que colaboró en el diseño de la cárcel de máxima seguridad del Altiplano, la fuga tuvo que ver con fallos de inteligencia y con corrupción. “No había instante en la vida del recluso que no estuviera siendo grabada”, dijo Carrillo.

Siete oficiales fueron puestos a disposición de la Justicia.


Las Más Vistas