Montevideo, 19°C

¿Uruguay es competitivo?

0

Laura Raffo analiza en su columna cómo se posiciona el país para comerciar en el exterior.

Vuelve a estar sobre la mesa la competitividad de nuestro país. Una delegación de la Asociación Rural del Uruguay le presentó su preocupación al presidente Tabaré Vázquez. Desde los exportadores industriales también se escuchan las voces de alerta por que nuestro país está caro.

¿Qué es la competitividad y qué influye en ella?

La competitividad es la capacidad que tiene un país de competir con otro a la hora de vender un producto o un servicio. Por qué nos comprarían a nosotros en vez de al vecino.

En esto influye por un lado los costos que tiene una empresa: sus materias primas, los salarios que paga, su eficiencia para producir, la calidad con que produce.

Pero también tienen que ver factores más globales de la economía que los define el gobierno: la carga de impuestos que paga la empresa (como aportes patronales o impuesto a las ganancias), si recibe o no subsidios y también cómo cotiza la moneda del país respecto a otras monedas del mundo.

factores

Imaginen que una empresa obtiene buenos precios por la materia prima, paga salarios de mercado y logra ser muy eficiente produciendo; pero tiene que pagar impuestos altos y trasladar sus productos por rutas o terminales portuarias en malas condiciones. Eso aumenta sus costos. Así no podría competir.

Lo mismo ocurre al revés: si se tiene un Estado súper eficiente pero empresas que no innovan, que no son productivas, no se puede competir.

En marzo ya hubo dos planteos por pérdida de competitividad: la Asociación Rural con Vázquez y la Cámara de Industrias con Astori.

¿Qué reclaman?

¿Es posible medir como se ha perdido competitividad?
Los empresarios industriales pidieron a Astori que se bajen los aportes patronales, que se extienda la rebaja en el precio de la energía eléctrica a una mayor cantidad de industrias. La gremial también trasmitió disconformidad con el tipo de cambio actual e hizo hincapié en que se baje el costo del Estado.

Por el lado de la ARU, alertó por situación fiscal y tipo de cambio, donde se pidió mejorar los costos de producción a través de combustibles, energía eléctrica e infraestructura.

comp2

Medir la competitividad es complejo pero puede aproximarse a través del tipo de cambio real.

Si nos fijamos en Brasil, lo que sucedió es que la fuerte devaluación del real en el año 2015 nos hizo perder 18 % de competitividad y recién desde ese nivel logramos levantar 15 %. Con Argentina caímos 12 % en 2015 y 0 % en 2016. A nivel global caímos 4 % y 4 %.

Mirando los números se entienden las quejas. Y un reciente trabajo presentado por Ignacio Munyo en las jornadas del Banco Central mostró que el tipo de cambio real de Uruguay está desalineado un 25% por debajo de sus fundamentos.