“Toto: memorias y confesiones de Jorge da Silveira”, un libro sobre uno de los periodistas más controvertidos y directos del deporte uruguayo

El "Toto" no tiene pelos en la lengua, y así lo deja claro al hablar con el periodista Marcelo Inverso.

El periodista Marcelo Inverso asumió el desafío de plasmar en el papel la vida de un colega: el periodista Jorge “Toto” da Silveira. Así, el libro Toto: memorias y confesiones de Jorge da Silveira (Sudamericana, 2018) propone ahondar en la historia de uno de los periodistas más jugados del deporte uruguaya.

Jorge da Silveira es un referente del periodismo deportivo uruguayo que se hizo a sí mismo a fuerza de trabajo y conocimiento. Trabajó con los más grandes en Uruguay y recorrió el mundo detrás de la celeste y los equipos uruguayos. Siempre dijo lo que pensó. Aunque fuera difícil e impopular. Nunca comulgó con los poderes de turno en el fútbol y denunció los abusos de las estructuras que rodean al deporte rey, hasta el punto de arriesgar por ello su trabajo.

El “Toto” no tiene pelos en la lengua, y así lo deja claro en este libro, en el que repasa lo principal de su vida y el fútbol sin escatimar detalles sobre las principales polémicas que rodearon su trayectoria. El enfrentamiento con Tenfield; el distanciamiento de Óscar Tabárez; los claros y oscuros del proceso de selección; las posibilidades de Uruguay en Rusia 2018; Nacional y Peñarol, los grandes y los chicos en Uruguay; la corrupción en el fútbol; aciertos y errores; la vida, la muerte, la fe y la política. Los diálogos y recuerdos de una vida llena de momentos con los jugadores más notables de la historia. No queda nada fuera de una agenda tan vasta como la propia carrera de uno de los periodistas con más mundiales en sus espaldas.



Algunos fragmentos del libro

“El arrepentimiento más grande que siento es no haber ido a trabajar a Argentina cuando tuve todas las posibilidades de hacerlo. El otro gran arrepentimiento fue la controversia generada por las declaraciones sobre Jonathan Rodríguez”.

“En Goiania, en 1989, Tabárez me salió con un exabrupto, con el rostro desalineado y la insolencia que habitualmente lo caracteriza cuando se dirige a la prensa. En pleno Mundial de 1990 le dije ‘con usted no tengo más nada que hablar, su palabra para mí ya no vale’”.

“En Aeroparque viví una situación espantosa con Francescoli y Gutiérrez. Me metieron el peso. Me insultaron, me echaron en cara todo lo que dije durante el mundial de 1986”.


Las Más Vistas