“La vida es mucho más rica si lees”

Cuentos ilustrados para niños: Virginia Brown y Valentina Echeverría le cuentan a Jujy cómo trabajan.

muchas-princesas-virginia-brown-S_918811-MLU20636683721_032016-F
Editorial Alfaguara (2007).

“Escribí un cuento para niños y fue como que se destapó otra cosa, no hubo vuelta atrás. Seguí siempre escribiendo para niños. Llevo varios cuentos, ocho o nueve publicados, después están los que todavía permanecen en un cajón. Había escrito mucho cuando era chiquita, a los ocho, nueve y diez años. Después dejé. Escribir para niños fue como un reencuentro con mi infancia. Es lo que más me representa. [Cuando escribo] me olvido de los grandes y adultos, existo en una realidad paralela”, dice Virginia Brown.

La ilustradora Valentina Echeverría agrega que “cada libro tiene su personalidad” y que no se guía ·por recetas. “Puedo decir que en mis dibujos me gusta que siempre haya cierta limpieza y las imágenes se puedan leer, que no estén ni cargados de sombras ni de detalles que hagan difícil la lectura”.

Asi-Reinaba-el-Rey-Reinante-941839
Editorial Alfaguara (2010).

Virginia considera que “para escribir libros que se van a ilustrar tenés que tener la capacidad de trabajar en equipo y darle mucho el lugar al otro”, mientras que Valentina dice que le gusta mucho ilustrar los libros de Virginia Brown porque “puedo poner cosas de mí porque me generan cosas los textos que leo”. “Sus cuentos tienen mucho humor y eso es como que a mí me atrapa, me gusta. Cuenta historias que pienso que no son solo para niños. Un buen libro puede ser para cualquiera”.

Acerca de su modalidad de trabajo, Valentina Echeverría señala que primero hace rayas y garabatos, como los niños, y después “lo trato de pasar en limpio y pruebo colores. Me lleva tiempo hacerlo. No es como una magia”.

“Hay cuentos que salen rápido y hay otros que demorás años. Muchas princesas lo empecé cuando tenía ocho o nueve y lo terminé cuando tenía treinta y dos”, agrega Brown.

unatarde
Editorial Alfaguara (2012).

“Hay cuentos que se te ocurren y nunca más te los acordás, esos son los que no valen la pena. Los que te siguen golpeando la puerta, esos son los que vale la pena escribir”, expresa Virginia.

Brown también dice que los niños “tienen que leer, porque el verbo leer no tolera el imperativo. Creo que la vida es mucho más rica si lees, y si sos niño y te leen es algo que te acompaña toda la vida”.

 


Las Más Vistas