Amado dijo que nunca imaginó irse del Partido Colorado y que seguirá en su banca: “Los colorados pretenden ganar la Presidencia para Lacalle Pou”

El diputado dijo que el Partido Colorado "no quiere cambiar, y está convencido de que ese es el camino correcto". Además, avanza en las negociaciones con Mieres y Valenti.

El diputado (excolorado) Fernando Amado se desvinculó del Partido Colorado y con su sector (Batllistas Orejanos) quiere formar un nuevo espacio político de orientación socialdemócrata, republicano, batllista y progresista, porque considera que es una “necesidad” del sistema político.

En este sentido, analiza formar una alianza con Pablo Mieres (Partido Independiente) y Esteban Valenti (exFrente Amplio).

Vengo escuchando y he conversado con distintos actores políticos, como Mieres y Valenti. Sentimos la necesidad de generar una  nueva herramienta política social-demócrata, que sea alternativa a los partidos tradicionales y al Frente Amplio. Todavía no hay un acuerdo cerrado.

La ruptura con mi primer amor y un partido en el cual milité 17 años es un proceso. Hice todo lo que pude, con errores y aciertos.  Pero sentía que no iba a poder cambiar desde ahí adentro.  Aposté a un proyecto, estaba convencido, pero después en el tiempo pasan cosas que determinan un divorcio.

Yo no critiqué no dejar la banca. Lo que criticaba, por ejemplo, en el caso de Bianchi, era que estaba dentro del Partido Colorado y trabajaba para que salga electo un intendente del Partido Nacional. ¿Cuál es el misterio o problema con que yo haya sido el voto 50 en una Rendición de Cuentas? Al final, los partidos políticos son sectas. No hubo disciplina partidaria, pero sí una casi que inquisición, que es mucho peor, por parte del Partido Colorado. Me marcaron con el dedo y dijeron que hería la sensibilidad del partido.

Pasan repitiendo como loros que es el partido de los hombres libres. Y a la primera de cambio, condenan: como me alejo de la manda, me señalan con el dedo, me sancionan moralmente y me dejan expuesto hacia adentro y hacia afuera del partido. Pero eso ya es historia. Es un eslabón más de una larga cadena.

Nunca pensé que me iba a ir del Partido Colorado. La realidad hizo que tuviera que tomar esa decisión. Nunca estuvo en mi cabeza, pero para nada, es una hipótesis imposible la del Frente Amplio, nunca existió.

Una cosa es aferrarse a una marca legalmente, que la tiene el Partido Colorado. Pero otra es que esa marca tenga contenido. En el Partido Colorado ganó Jorge Batlle, y él ganó la batalla ideológica hacia adentro del partido. Los cimientos ideológicos actuales del partido están impregnados de Jorge Batlle.

A Talvi lo conozco poco. Me parece un tipo bien inspirado y que viene a sumar a la política. Él ha dicho una y otra vez que su referente fue Jorge Batlle: él quiere bregar por la continuidad de ese legado histórico, y me parece perfecto. Para nosotros eso no era lo mejor para el Partido Colorado, pero no hay espacio para otra cosa en el partido.

No queremos caer en la estafa al ciudadano, que es por ejemplo lo que hace el Frente Líber Seregni dentro del Frente Amplio: dice que es la izquierda moderada, pero después en los cinco años no hace nada, porque gobiernan los sectores radicales. Y lo mismo me iba a pasar a mí si yo proponía algo similar en el Partido Colorado.

En el Partido Colorado queda un electorado no afín a una visión batllista no histórica. Por eso es que se sienten comodísimos con Sanguinetti e incomodísimos con algo lo que proponemos nosotros. Sanguinetti se parece mucho más a Jorge Batlle que al propio Sanguinetti de hace 20 años.

Los colorados pretenden ganar la Presidencia para Lacalle Pou, no para el Partido Colorado. No me entusiasma para nada una propuesta que no se proyecta por sí misma, sino que lo hace a través de otra. El Partido Colorado no quiere cambiar, y está convencido de que ese es el camino correcto.

Voy a seguir en mi banca, por supuesto. No voy a contribuir en un milímetro al bipartidismo, que no aporta nada. Sería muy negativo avanzar hacia que las bancas sean propiedad del partido, porque habla del corporativismo de los partidos más grandes.

La gente votando va a definir el futuro político de mi sector y el mío. Todo esto implica barajar de vuelta. Hay que hacer cosas para que pasen cosas.

Poco me importa la ingeniería electoral desde lo formal. La nueva coalición tiene que ser una nueva marca político. No soy del Partido independiente ni lo seré nunca: ellos tienen su trayectoria y su recorrido. Yo me llevo conmigo la raíz batllista y la quiero implantar en un nuevo proyecto político. Valenti, en tanto, viene con su propia raíz. Vamos hacia la conformación de una coalición coherente desde lo social demócrata, y no va a pasar que haya sectores radicales como en el Frente Amplio.

Hemos tenido conversaciones y avanzamos bien en el tema. Me importa consolidar una alternativa para la elección próxima.

Me llamó Martínez, gente del Frente Amplio, del Partido Nacional, del Partido Colorado. Y lo destaco.


Las Más Vistas