Andrade afirma que “el recorte que plantea la oposición solo se puede hacer con un hacha y sangrando” y considera que “la elección está abierta”

"El programa del Frente Amplio tendrá que negociarse obligatoriamente porque no tenemos mayorías parlamentarias. El programa no es plan de gobierno, aunque sí traza líneas generales", agregó.

Las encuestas siguen marcando una desventaja para el Frente Amplio de cara al balotaje, y tanto la fórmula como sus principales figuras siguen recorriendo el país con la campaña “Voto a Voto”.

¿Qué esfuerzos deben realizar en los días que restan? ¿Es momento de hacer una autocrítica en la interna tras los resultados electorales del pasado 27 de octubre? Abordamos el tema junto al senador electo Óscar Andrade.

Cada tres cuatro casas que golpeás, hay un vecino que te dice que está pensando el voto. Creo que el porcentaje de gente que todavía no definió su voto es mayor al que dicen las encuestas. Un tercio de uruguayos no votó a ninguno de los dos candidatos en octubre.

En todas las recorridas encontrás gente que está dispuesta a conversar y a pensar su voto. Creo que la elección está abierta.

A la gente nunca podemos echarle la culpa por un resultado electoral. Creo que hemos sido autocríticos. No salir de la agenda es una debilidad política nuestra.

Si Uruguay no colapsó es porque hay una fortaleza. El próximo Gobierno no tendrá estrés financiero durante los próximos cinco años, y eso es una fortaleza indiscutible. Debatimos mucho sobre el déficit, pero poco sobre nuestras fortalezas.

El recorte que plantea la oposición solo se puede hacer con un hacha y sangrando, pensando en deteriorar el conjunto de políticas sociales. Nosotros no queremos el camino del ajuste.

El programa del Frente Amplio tendrá que negociarse obligatoriamente porque no tenemos mayorías parlamentarias. El programa no es plan de gobierno, aunque sí traza líneas generales.

Los problemas de violencia no se resuelven a golpes de timón porque hay muchas implicancias culturales en el tema.


Las Más Vistas