Salgado y la crisis del transporte: “Tenemos que actuar con rapidez”

Priorizar la tarjeta STM, flexibilidad laboral, racionar ómnibus y utilizar los corredores con sentido común fueron algunas soluciones manejados por el presidente de Cutcsa.

¿Hay crisis en el transporte público? ¿Por qué la gente viaja menos en ómnibus? ¿Habrá un nuevo aumento del boleto en setiembre? ¿Desaparecerá la función del guarda, como aventuró Daniel Martínez? ¿Qué relación tiene Juan Salgado justamente con el intendente? De estos puntos conversó el presidente de Cutcsa con Desayunos Informales.

La venta del boleto bajó 6,9% en este cuatrimestre en relación con el 2015, cerró una cooperativa importante como Raincoop y se espera que el boleto suba si no se modifica la paramétrica con la que se compone el precio. ¿Es una crisis o no? “Yo creo que es una crisis si comparamos los años anteriores, que veníamos de diez años con que el boleto estaba estabilizado”, respondió Salgado. “Para verlo en el contexto de 20 años: en el año ’95 el mercado general de Montevideo vendía 335 millones de boletos al año; llegó al 2003 en su peor año, que vendió 225 millones, 130 millones menos anuales; y desde hace dos años viene cayendo. En el 2015 cayó en el eje de casi el 4%, y en 2016 esperamos que supere el 6%”.

El jerarca consideró que el transporte está muy vinculado con la salud económica del país, pero en particular con la construcción. Para contrarrestar medidas de momentos de crisis, Salgado recordó “medidas maravillosas” como la generalización de un boleto al 50% en la zona de Montevideo rural hacia los centros comerciales.

“Tenemos que actuar con rapidez. Coincidimos con los diagnósticos, nosotros venimos mirando hacia delante y buscando soluciones, porque sabemos que por reflejo las cosas buenas o malas que pasen en el transporte se personalizan en Cutcsa porque tiene una gran presencia dentro de Montevideo”, apuntó Salgado. Dijo que el salario es el rubro más importante dentro de la paramétrica del boleto, del 72%; el dólar también influye, ya que es la moneda utilizada para transacciones como renovación de flota o repuestos. “Trabajemos para setiembre, con un objetivo fundamental: tratar de que todos los ajustes poderlos contrarrestar con medidas a corto plazo”.

Afirmó que se debe racionalizar la presencia de ómnibus en la calle: “Si Montevideo tiene 1.500 ómnibus, el 85% del tiempo que están en la calle, pagando jornales, gastando gasoil, andan vacíos”, explicó, y en el restante 15% hay tanta gente que algunos recorridos no dan abasto.

Por otro lado, ser refirió a la supuesta eliminación progresiva de guardas que adelantó Martínez. “No creemos en la herramienta, no creímos nunca, en eliminar guardas”, dijo Salgado, por más que se avance en el pago electrónico. “Antes de pensar que la única salvación es eliminar guardas, hay medidas efectivas que realmente pueden ayudarnos a trabajar. Somos los más interesados en que el boleto no sufra ninguna variación en setiembre”.

¿Se puede manejar la eliminación de la venta de boletos en efectivo? “Yo si soy pasajero saco la cuenta y me sirve cargar la tarjeta”, dijo Salgado. “Puedo cargar mi tarjeta y tener mi transporte para todo el año, y ese costo debería ser mucho menor que pagar el boleto. A diez años no hemos superado el 10% de transacciones con la tarjeta”, declaró Salgado.

En cuanto a otros temas, Salgado dijo que en el Corredor Garzón, el Corredor Gral. Flores y el Intercambiador Belloni no se deberían haber construido pero hay que utilizarlos ya que están. Sin embargo, opinó que deben utilizarse en algunos recorridos y horarios en que le sirva a la gente y no en determinadas líneas en que entrar provoca un enlentecimiento innecesario. “Hay que usarlos con sentido común”, comentó.

Salgado dijo que en esto coincidió con Daniel Martínez en la reunión que mantuvieron, y aseguró que la relación con el intendente mejoró entonces.

“Tener una presencia importante para Cutcsa y para mí en particular lo único que me da no es sentir que somos grandes, sino que somos responsables de la movilidad de una ciudad como Montevideo, que ni está tan mal como se dice a veces”, dijo el director de Cutcsa, “ni tampoco es para quedarse tranquilo”.

Dijo que en ocho meses de negociaciones con Raincoop no se entró a participar, pero que: “Cuando nos llamaron, ahí es cuando hay que mostrar la responsabilidad. En menos de dos horas, sin mirar cuál es la posición, que quizá era bueno para Cutcsa empezar a exigir, le dijimos que estábamos dispuestos a solucionar. Y las pruebas están a la vista. Ya tenemos del personal asignado que teníamos el 50% ya trabajando desde el viernes 1º de julio. Y los recorridos que nos tocó atender los estamos atendiendo”.


Las Más Vistas