Todo lo que se sabe sobre el caso de Brissa González

El periodista Diego Castro y el psicólogo forense Gustavo Álvarez nos pusieron al tanto de la situación de la niña de quien no se sabe nada desde el lunes.

La última vez que se supo algo de la niña de 12 años fue el lunes a las 07:30 de la mañana, cuando se dirigía a la escuela. En Desayunos Informales nos acompañó el periodista Diego Castro y el psicólogo forense Gustavo Álvarez.  “Se la tragó la tierra”, le dijo la hermana de Brissa a Diego Castro en una de las oportunidades en las que hablaron.

Según explicó Castro, la información llega a cuentagotas porque el nuevo Código hace más hincapié en el secreto de presumario. Se sabe que el hombre que está detenido niega haber tenido algo que ver en su desaparición y también niega haber estado en Montevideo, pero eso está claro que sucedió. Entre los aspectos que comprometen al sospechoso, hay un video que muestra su vehículo en la misma hora y lugar en la que se vio por última vez a Brissa. Tiene antecedentes por atentado violento al pudor y dos denuncias de escuelas de la zona de Floresta y Marindia (donde reside) por estar merodeando a la hora de salida de los niños.

Si bien el asunto se maneja con bastante hermetismo, se sabe que la Policía no le cree que no estuvo con la joven porque el fiscal solicitó 24 horas más para reunir más pruebas. Además iniciaron un rastrillaje en busca de la niña en las inmediaciones de la casa del detenido. Ya se realizaron dos allanamientos en su casa. También están periciando el auto, al que el hombre le quitó la matrícula delantera y pintó luego de haber estado en el mismo lugar que Brissa.

El psicólogo forense Gustavo Álvarez dice que lo más desconcertante es que no existe un perfil homogéneo que permita identificar con facilidad a los abusadores sexuales. “Salvo un 30% que son psicópatas y tienen un perfil bastante delimitado, el resto inquietantemente son personas pseudo adaptadas sexualmente, la mayoría casados, tienen hijos y trabajo”, relató.

Álvarez explicó que antes la forma más común de ataque de los abusadores infantiles era acercarse a los lugares donde estaban los niño. Sin embargo, el desarrollo de la tecnología ha lleva a un aumento de un 76% en la elección del medio de acercamiento a salas de chats en internet o contacto a través de redes sociales.

En cuanto al hombre detenido, Álvarez dijo que se podría hipotetitzar con que ya habría un contacto previo. “Si no asume muchos riesgos el eventual captor: la hora, la zona, con una víctima no conocida. Tendría que haber utilizado medios manipulativos previos para facilitar la captura”, sentenció.


Las Más Vistas