Out to sea? The Plastic Garbage Project en Uruguay

El Museo de Zurich llega por primera vez a Sudamérica con una exposición sobre la basura de plástico en el océano.

Out to Sea? The Plastic Garbage Project es una exposición que nos interpela como sociedad: Una muestra sobre la basura de plástico en el océano que desembarca en Uruguay luego de recorrer más de 20 ciudades de Europa y Asia, generando un gran impacto social.

Se trata de una muestra del Museo Gestaltung Zürich, en asociación con la Drosos Foundation sobre las enorme cantidad de plástico que llega a los oceános y mares todos los días y que, poco a poco, se van transformando en una sopa de plástico, con graves consecuencias para el ambiente. La exposición pone en relieve el impacto de estos residuos y analiza algunas posibles
soluciones para el problema. En cada una de las ciudades donde se instaló ha generado efectos inesperados de sensibilización y entusiasmo en la población e instituciones locales. En Montevideo, Out of Sea? The Plastic Garbage Project se instalará en el hall de la Casa Central del Banco República, en la Ciudad Vieja entre el 9 de setiembre y el 18 de octubre y se podrá visitar con entrada libre.

La exposición

Un gran contenedor llegó a Montevideo con esta exposición que busca acercar a la opinión pública de forma activa al trasfondo de este problema y su impacto en la vida cotidiana. El contenedor se puede ver en Sur Terminal Logística, la playa de contenedores que queda en el cruce de la Ruta 1 y Camino Tomkinson.

Out of Sea? The Plastic Garbage Project es un proyecto de sensibilización ambiental con el fin de concienciar a la sociedad en la urgencia y necesidad de cuidar el ambiente y, en particular, no ensuciar nuestros mares con basuras plásticas. El centro de la exposición -símbolo de la catástrofe ecológica- es una montaña de basura de restos flotantes de plástico procedentes de varios océanos. A partir de los trozos de basura expuestos, quienes visiten la muestra podrán rastrear los orígenes, el ciclo de vida, la razón y la absurdidad. La muestra, da cuenta del impacto mortal -animal y humano- que los desechos plásticos generan en el mar, a través de un espacio de información, educación y sensibilización, con mensajes para niñas, niños, adolescentes, educadores y la población en general.

Estará abierta al público de lunes a viernes, de 9 a 18, según el siguiente detalle: de 9 a 13 únicamente previo agenda de visita guiada y, de 13 a 18, bajo dos modalidades: abierta al público en general y con agenda previa para grupos e instituciones.

El contexto

La exposición ha sido declarada de Interés Departamental por la Intendencia de Montevideo, de Interés Ministerial por Turismo, Vivienda y Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y Educación y Cultura. Y a la espera de la declaración de Interés Nacional por parte de Presidencia de la República y del Ministerio de Industria Energía y Minería. Cuenta además, con el apoyo de la Administración Nacional Educación Pública (ANEP) –y, en este marco, se espera la participación en la exposición de miles de niñas, niños y adolescentes. En tiempos en los que los temas ambientales adquieren cada vez mayor relevancia en nuestra vida cotidiana y en la agenda pública, esta exposición apunta a posicionarse como un elemento clave de sensibilización para escolares, liceales y la población en general interesada en la búsqueda de nuevas conductas para reducir el impacto ambiental, preocupada por el cuidado del planeta.

Actualmente, llegan a los mares y océanos 8 millones de toneladas de basura al año, el 80% proveniente de la tierra, del uso humano. Se estima que para el año 2020 la producción de plástico habrá aumentado un 900%, en relación a 1980. En este marco, acerca de 700 especies marinas, algunas en peligros de extinción, son afectadas por la basura plástica que flota en mares y océanos.

Del 9 de septiembre al 18 de octubre Casa Central Banco República, Cerrito 351
Entrada libre

Las experiencias de un parque inclusivo reunidas en un libro que busca promover la importancia de la accesibilidad entre los más chicos

"Un parque para todos: sin barreras, sin fronteras" es un trabajo de la arquitecta ecuatoriana Sandra Esparza.

La ecuatoriana Sandra Esparza ha transformado en cuento las experiencias acunadas en un parque inclusivo creado en la provincia de Los Ríos, cuya característica principal son las buenas prácticas de arquitectura accesible y diseño, que han roto barreras y fronteras.


Arquitecta de profesión, con postgrado en Accesibilidad y Diseño Universal en universidades españolas de Cataluña y Jaén, Esparza explicó a Efe que en el texto cuenta vivencias en el parque así como sus experiencias cuando remodeló el parque central de la comunidad de San Juan de Puebloviejo, en Los Ríos, en 2013.

Varios pedidos de información sobre el parque provenientes de universidades de España y Argentina, entre otros, le motivaron a plasmar la situación a manera de cuento "porque es más fácil que llegue a todos, primero a los niños para que ellos vayan conociendo el concepto de la accesibilidad y la inclusión".

También cree que, a manera de cuento, permitiría que los padres se enteren del parque cuando lean el texto a los niños, o que llegue de una manera más "amigable" a autoridades que, si tienen obras en gestación, puedan incorporar en ellas componentes que ayuden a personas que no ven, no escuchan o están en silla de ruedas.

Asegura que es "un cuento para todos", pero pone el acento en la importancia de que llegue a los niños pues, en muchos casos, son los pequeños los que alertan a los adultos sobre, por ejemplo, el efecto negativo de bloquear accesos para sillas de ruedas en los aparcamientos.

El personaje principal del cuento es el parque mismo, asegura Esparza que recuerda que en ese sitio en Los Ríos, las personas con discapacidad visual pueden guiarse por el olfato o por la textura del piso, mientras que la Federación de Sordos y Ciegos de Ecuador le facilitaron información que se colocó en diversas placas.

Explicó que en el parque hay cinco áreas que están definidas por fragancias que llegan desde las plantas colocadas en el sector tras estudios de varios días.

La arquitecta recuerda, por ejemplo, que pasó varios días desde la madrugada hasta la medianoche estudiando el movimiento de la gente para incorporar esas actividades en el diseño de remodelación y ubicación de matas como jazmín, gardenias o pequeñas plantas de frutos cítricos al que tienen acceso los visitantes.

En el parque "todo es para todos, no hay logotipos ni nada que etiquete", explicó al añadir que el parque también cuenta con juegos infantiles para el disfrute de todos sin barreras, algo que plasmó en el cuento que presentó en la Casa de la Cultura de la capital ecuatoriana y próximamente en México.

El libro, que está en español, inglés e italiano, busca sensibilizar y concienciar a la sociedad en el mejoramiento de la calidad de vida de todos los ciudadanos, según Esparza quien destaca la influencia de muchos arquitectos y profesores españoles que le motivaron a escribir el libro.

Además, el español Juan José Medina puso voz al libro, con lo cual se puede escuchar "mientras estás conduciendo, permite que la persona ciega lo escuche", así como quienes no han aprendido a leer, explicó Esparza quien agradeció el apoyo de la Alcaldía de Guayaquil para la publicación del texto.

"Yo no soy escritora", comentó al revelar que para emprender en el proyecto, en el cual se incluyen dibujos de su hija Vania, una diseñadora de 22 años, tomó un curso de nueve meses con el escritor ecuatoriano Abdón Ubidia.

Precisamente Ubidia destaca en el prólogo del libro que Esparza diseñó un "parque único, inclusivo que no hace distingos entre los visitantes".

"Quienes usan sillas de ruedas no encontrarán obstáculos en su trajinar, no importa qué discapacidad sea la que tiene el usuario, no se sentirá nadie discriminado", sostiene en el libro llamado "Un parque para todos, sin barreras, sin fronteras", con el que Esparza busca incentivas la accesibilidad de toda la ciudadanía.

(Con datos de EFE / Fotos: difusión + Sandra Esparza)

Gunter Pauli: "no tiene más sentido la celulosa" para el 50 % del mercado del papel

El empresario belga explicó el concepto de "economía azul", los proyectos de producción sostenible y cómo cambiarán la economía en el futuro.

El empresario belga Gunter Pauli, promotor y autor de la “Economía Azul”, participó de una entrevista en Telemundo.

La economía azul

Pauli, apodado por algunos como “El Steve Jobs de la sustentabilidad”, pasó a explicar el concepto de economía azul:

“Es que utilices lo que tienes, lo disponible. Que no intentes producir más barato. Vas a generar mucho más valor agregado y vas a responder a las necesidades básicas de tu entorno, antes de pensar en la exportación”.

El empresario explicó que se trata de un concepto “básico y sencillo” pero que “genera mucho emprendedurismo”. Ilustró lo siguiente por medio del consumo de café:

“Un hotel que tiene cinco kilos de café por día, tiene cinco kilos de hongos frescos al día. Si el café es orgánico, el hongo también”.

La economía verde, que procura aumentar el bienestar social cuidando el impacto en el medioambiente, difiere de la economía azul, según detalló Pauli.

“La economía verde es todo lo que es bueno para usted, pero todo lo que es bueno para la naturaleza es costoso, para los ricos. Porque exigimos que la gente pague más por un producto para ser responsable con su salud y la naturaleza”, expresó.

El entrevistado contó qué lo motivó a repensar la sustentabilidad. Pauli tuvo una empresa ecológica- hecha de madera- que producía jabones biodegradables que usaba aceite de palma africana. “Fui el responsable de la destrucción de los bosques en Indonesia y del hábitat del orangután”, explicó.

“Ser biodegradable no quiere decir que se es sostenible”, dijo.

Producciones sostenibles

Pauli aclaró que el método apuesta a negocios rentables y que no se trata de beneficencia. Contó que cuenta con cuatro fábricas en China que producen un millón de toneladas anuales de papel piedra. La producción de dicho material, que se forma a partir de desechos de la minería, prescinde de usar agua y celulosa.

“Mezclamos la piedra con un plástico y lo transformamos en un papel que se recicla para siempre”, sostuvo.

El empresario contrapuso el costo de la tonelada de celulosa con el de la piedra triturada que recaudan de las minas:

“Nos pagan porque estamos limpiando la mina”.

El entrevistado afirmó que la transición al papel piedra se concretará en los próximos 25 años.

“Si usted tiene acciones en celulosa, véndalas. No tiene más sentido”, aconsejó.

Pauli dio otro ejemplo afín a la economía azul, en la que se emplean las luces LED como fuentes de internet, en lo que se denomina LiFi, la cual es 200 veces más rápida que el WiFi.

“Vamos a complementar el WiFi con el LiFi, pero la infraestructura ya existe. Hay 17.000 millones de puntos de iluminación pública en la tierra y todos pueden convertirse en una red de internet”, señaló.

Financiación de proyectos

Los proyectos que Pauli propone cuentan con dos métodos de financiación:

“La primera es, por ejemplo, si ahorramos el 80 % de la energía, ya está financiado porque es muy fácil hacer un bono de inversión con ese ahorro.

Del otro lado, trabajamos con las family offices- gente que tiene dinero pero que no son multinacionales o bancas- que tienen un legado”.

El empresario indicó que mediante los dos métodos han movilizado 5.000 millones de dólares y hay 200 proyectos en ejecución.

Gunter Pauli vino a Uruguay para participar del Festival Internacional de la Innovación Social. Afirmó que sus expectativas eran “compartir e inspirar”.

“Hay que tener a la gente enloquecida de lo posible”, afirmó.

Pauli ha expuesto además en el America Business Forum.

Se inauguró la primera escuela pública sustentable de Latinoamérica

Este jueves finalmente se inauguró la escuela pública eco amigable hecha en Jaureguiberry.

Jaureguiberry se coronó este jueves como el único lugar en Latinoamérica con una escuela pública sustentable.

El proyecto llevó varios años desde la idea a la concreción, está construida en base a residuos y material reciclable, es 100% sustentable, el agua que se toma proviene de la lluvia y logra filtrarse para ser completamente potable.