Cómo WeChat, la aplicación más popular de China, se convirtió en un arma geopolítica

El tironeo entre el gobierno de Donald Trump y las aplicaciones chinas continúa.

Trump viene hace tiempo tensando su vínculo comercial con China a través de grandes potencias como son las empresas tecnológicas. Su último movimiento fue vetar TikTok por acusaciones de espionaje.

El presidente Trump dijo que debería ser vendida en EE.UU para seguir operando, pero TikTok demandó al gobierno de Donald Trump por “manipulación política”.

El presidente de Estados Unidos también amenaza con vetar WeChat.

Se la conoce como “el WhatsApp chino”, pero lo cierto es que WeChat es mucho más que una plataforma de mensajería instantánea.

Con más de mil doscientos millones de usuarios activos, la plataforma seduce más que nada a los asiáticos. WeChat apareció por primera vez en 2011 bajo el ala de Tencent, uno de los gigantes digitales chinos y el líder indiscutible en videojuegos para smartphones.

¿La clave de su éxito? Se volvió una aplicación casi que indispensable para la vida virtual china.

Todo comenzó como una aplicación de mensajes, fotos y videos más. Sin embargo, la empresa fue capaz de crear un entramado de funciones que lentamente fue acaparando la vida de sus usuarios. WeChat, por ejemplo, fue la primera en proponer una función de mensajes de audio que disparó su popularidad.

Luego, se incorporaron a la aplicación otros servicios. En cuestión de pocos años, los chinos pasaron a pagar las cuentas, leer las noticias, reservar viajes u hoteles, jugar videojuegos, pedir un taxi y acceder a sus cuentas bancarias a través de WeChat. Además, la aplicación se usa para sacar turno en un hospital, chatear en directo con un médico y explicarle síntomas. Según detalla Página12, “en tiempos de pandemia, WeChat se convirtió en una de las principales plataformas para acceder a los llamados "códigos sanitarios", obligatorios en muchas ciudades chinas para entrar a bares, restaurantes, comercios o incluso en el metro”.

Otra de las razones por las cuales WeChat es tan popular es porque cuenta con respaldo del gobierno chino. El gigante asiático bloqueó la mayoría de las aplicaciones estadounidenses, incluidas Facebook, Google y Twitter, por lo que -según detalla CNN- las plataformas patrocinadas por el estado se convirtieron en la regla.

En China, WeChat mantiene monitoreados a sus usuarios y Trump se respalda en eso para prohibirla.

El tema se volvió a encender porque millones de usuarios y hasta agentes del gobierno chino comenzaron un boicot contra Apple.

En caso de que Trump de luz verde a este veto, WeChat quedaría inhabilitada para teléfonos de la marca.

Apple viene luchando hace años por conquistar el mercado chino. Ya en 2016 había más iPhone en China que en ningún otro país del mundo.

Perder el mercado chino sería un golpe muy duro para la empresa estadounidense, que podría salir a ejercer presión para frenar a Trump.


Las Más Vistas