A una semana de las elecciones en Argentina: la fórmula Fernández-Fernández llega como favorita para ganarle a Macri

Macri pide reiteradamente a los argentinos "no volver al pasado".

Los seis candidatos a la presidencia de Argentina acuden al último debate de la campaña este domingo, una semana antes de la elección para la que la fórmula de los peronistas de centro-izquierda Alberto Fernández y Cristina Kirchner se erige como clara favorita.

El presidente liberal Mauricio Macri, un ingeniero de 60 años, aspira a un segundo mandato. Pero la persistencia y profundización de la crisis económica, con recesión y altos índices de inflación y pobreza, le pasa una pesada factura.

Fernández, un abogado de 60 años que fue jefe de gabinete de los exmandatarios Néstor y Cristina Kirchner, es favorito en los sondeos luego de que en las primarias de agosto consiguiera el 48% de los votos, frente al 32% de Macri.

Varias encuestadoras prevén incluso una diferencia mayor a favor de Fernández en la primera vuelta del 27 de octubre. Si obtiene 45% de los votos o 40% y una diferencia de 10 puntos sobre el segundo candidato quedará ya como presidente electo.

– Gente “muy decidida” –

“El debate siempre es importante, algún espacio hay para que el elector termine de inclinar o ratifique su voto. Pero no es determinante en cuanto a la elección. La gente está muy decidida”, opinó el analista Marcos Novaro, sociólogo y doctor en filosofía de la Universidad de Buenos Aires.

“El peronismo fue muy hábil y muy eficaz en unificarse. La crisis económica fue clave para ese fenómeno”, añadió Novaro, en referencia al entorno de apoyo de Fernández, que incluye a todas las tendencias políticas desde la derecha hasta la izquierda y tiene un importante peso territorial.

Macri, consciente de la fuerza del peronismo, escogió como su compañero de fórmula a Miguel Angel Pichetto, quien era el jefe de la bancada del Partido Justicialista (peronista). Sin embargo, no logró arrastrar a otros dirigentes y las encuestas no muestran que ello haya mejorado la intención de voto a su favor.

– Sin preguntas directas –

El debate se realiza en la sede de la Facultad de Derecho de la universidad de Buenos Aires. Está precedido por la “Marcha del millón”, una enorme movilización de apoyo a Macri que se realizó el sábado en el centro de Buenos Aires.

Sin preguntas directas, los candidatos disertarán en torno a los temas de seguridad, empleo, producción, infraestructura, federalismo, calidad institucional, rol del Estado, desarrollo social, ambiente y vivienda.

Los asuntos más polémicos, como la deuda de Argentina para la que probablemente se plantee una reestructuración, o la relación con Venezuela, afloraron en el debate anterior, que incluía la economía y las relaciones internacionales.

“Es probable que los candidatos se esfuercen en hacer un buen papel. Van a marcar sus diferencias”, anticipó Novaro.

Los otros candidatos, que entre todos no superan el 15% de la intención de voto, son el centrista Roberto Lavagna, exministro de Economía, el liberal José Luis Espert, el militar retirado José Gómez Centurión y el izquierdista Nicolás del Caño.

– “Somos lo mismo” –

Macri pide reiteradamente a los argentinos “no volver al pasado” y “abandonar las propuestas facilistas, que nos dicen que sin trabajar las cosas se resuelven”, en alusión a las políticas de Kirchner.

También fustiga “los abusos y privilegios defendidos con mentiras y patotas” que atribuye a los gobiernos de los Kirchner.

Fernández pasó la primera etapa de la campaña tratando de marcar su independencia frente a Cristina Kirchner, la líder más amada y a la vez más detestada de la política argentina y que enfrenta una decena de causas judiciales por presunta corrupción.

Sin embargo, a pocos días de la elección su tono es otro: “Buscan que nos enfrentemos. Pero nunca más vamos a dividirnos, porque si lo hacemos sufre la gente. Cristina y yo somos lo mismo”, aseguró esta semana.


Las Más Vistas