El año polémico de Luis Almagro al frente de la OEA

En el aniversario de su llegada al órgano continental, el uruguayo se acerca en torno a Venezuela a una decisión que podría marcar historia.

El pasado 26 de mayo, el canciller Luis Almagro llegaba a una Organización de Estados Americanos debilitada y en crisis financiera, avalado por la gestión realizada como canciller del expresidente José Mujica. Doce meses después, la OEA sigue en crisis pero ganó visibilidad gracias a las declaraciones, cartas abiertas y cruces en Twitter de Almagro sobre los problemas más acuciantes del continente, especialmente la de Venezuela.

La declaración que causó más impacto fue el reciente mensaje en el que dijo que el presidente venezolano Nicolás Maduro será “un dictadorzuelo más” si impide que el pueblo vote en un referéndum para revocar su mandato.

Almagro lleva meses hablando alto y claro sobre otros asuntos candentes de América, como el proceso de destitución contra Dilma Rousseff en Brasil y el sistema de inhabilitaciones electorales de Perú, entre otros puntos.

¿Cuánto respaldo político tiene dentro de los estados miembros de la OEA? Se verá cuando se decida cómo aplicar la carta democrática en Venezuela, ya que todo apunta a que el uruguayo invoque este instrumento en los próximos días y se convierta en el primer secretario general que lo aplique instrumento a un estado miembro, en contra de la voluntad de su gobierno.

Este episodio llevó a que los gobiernos de Ecuador y Venezuela denuncien que Almagro no es imparcial, e incluso sugirieron que si continúa por esa senda pueda ser destituido del cargo. Esa determinación requeriría de dos tercios de votos de los estados miembros.


Las Más Vistas