Miles de mujeres salieron a manifestarse a las calles de México por la presunta violación de una joven por parte de tres policías

Las protestas terminaron en destrozos y varios incidentes.

Unas 2.000 mujeres integrantes de organizaciones feministas protestaron este viernes en Ciudad de México tras la denuncia de una denuncia de violación de una adolescente contra cuatro policías, movilización que concluyó en violentos actos vandálicos.

Bajo el lema “#NoMeCuidanMeViolan”, las manifestantes exigieron a las autoridades capitalinas mayor seguridad, luego de que una joven de 17 años, cuya identidad se mantiene en reserva, acusó a los oficiales de haber abusado de ella el 3 de agosto tras salir de una fiesta en el sector de Azcapotzalco, en el norte de la capital.

“Me preocupa que las jóvenes no puedan ir a la escuela o regresar de una fiesta tranquilas porque alguien las viola porque se puede, porque no pasa nada, y mucho más cuando son las autoridades que deberían estar resguardándonos”, dijo a AFP Melissa Ortiz, de 40 años, que asistió a la marcha.

Al grito de “¡exigir justicia no es provocación!” y “¡yo sí te creo!”, la protesta inició de forma pacífica en la céntrica Glorieta de la avenida Insurgentes, pero terminó con el incendio de una comisaría policial y una estación de transporte público, pintadas al monumento del Ángel de la Independencia y agresiones contra periodistas varones.

El lunes pasado, un grupo de feministas se manifestó por el mismo caso, protesta que culminó en la fiscalía local con incidentes al ser destruidas las puertas de vidrio del recinto.

Y el jueves, la fiscalía señaló discrepancias en la versión de la joven, al filtrarse imágenes de dos cámaras de seguridad de los vecinos del lugar donde habría ocurrido la presunta violación.

Según el testimonio de la menor, los policías la habrían visto en la calle. La chica dijo que sintió temor y tocó la puerta de una casa, que no era la suya, en busca de protección, y que luego fue llevada a la fuerza a la patrulla donde habrían abusado de ella.

La fiscalía señaló que la menor no ha acudido a ratificar la denuncia ni a identificar a sus presuntos agresores.

Mariana Urías, de 18 años, señaló que la protesta no se trataó de una “agresión o de una provocación a la violencia”, sino de externar el hartazgo y preocupación por la violencia de género en México.

La violencia contra las mujeres, en forma de feminicidios, maltratos, acoso y abuso sexual, se ha recrudecido en México en los últimos años.

Según Naciones Unidas, a diario son asesinadas un promedio de nueve mujeres en México.


Las Más Vistas