Álvaro Villar: “la Actitud Maciel es un decálogo de comportamiento y de trato al paciente y lo esencial es el respeto a la dignidad”

El director del Hospital Maciel en entrevista con Telemundo habló sobre la reforma que junto a su equipo implementaron en la gestión del hospital público más antiguo del país.

El hospital más antiguo del país es hoy ejemplo de buena gestión, innovación y atención respetuosa de sus pacientes: una de las caras positivas de ASSE. Estamos con su director, Álvaro Villar. Usted dirige el Maciel desde hace seis años pero trabaja allí desde hace bastante más.  A usted lo llamaron a asumir la dirección del Maciel en un momento particularmente crítico: en el año 2012. El hospital estaba golpeado por el caso de los “enfermeros asesinos” y por las denuncias sobre la empresa de limpieza Buena Estrella, que sobrefacturaba sus servicios. Era “una papa caliente”.¿Cómo encaró aquel desafío?

Yo conocía al Hospital, conocía las cosas que se hacían y conocía la camiseta de la Aduana, que es el orgullo por pertenecer al Maciel. Es un Hospital donde se hicieron cosas muy buenas, entonces tratábamos de mostrar eso, de demostrar que podíamos construir un hospital de avanzada, que podíamos tener excelencia en el trato, que podíamos extremar las medidas de seguridad. Hicimos un esfuerzo muy grande en la seguridad de la farmacia, de la medicación. Los pacientes tienen una pulsera que los identifica con código QR, los medicamentos también están marcados con código QR y se chequea que sea administre correctamente. Hay varios dobles controles.

Es el hospital más antiguo del país (230 años), nació en 1788, antes que el Uruguay como tal. Ocupa dos manzanas en la Ciudad Vieja ¿A cuántas personas abarcan sus servicios?

A 350 mil. El Maciel es referencia de todo el litoral y para todos los hospitales que “drenan” la ruta 5. Todos los pacientes que no pueden ser resueltos por su complejidad en toda esa zona, van al Maciel. Estamos casi llegando a las 5.000 operaciones por año y aumentaron mucho los procedimientos endoscópicos, el Maciel fue pionero en esto. Tenemos un centro de referencia en cirugía de tórax y en tratamiento de cáncer de pulmón. Tenemos también neurocirugía de avanzada, en cirugía vascular y de tumores, tenemos un equipo de cirugía vascular que como equipo es el que más prótesis de aorta coloca. No solo es un número importante de cirugías sino que además son de complejidad alta. Muchas veces en una misma operación tienen que entrar varios equipos.

El block quirúrgico del Maciel es igual o mejor que el de la mejor institución privada de Uruguay. Pero además ustedes están permanentemente incorporando tecnologías, las obras de modernización no paran y han consolidado una vocación de servicio propia y notoria, lo que ustedes llaman Actitud Maciel.

La actitud Maciel es un decálogo que se le plantea a cada persona cuando ingresa en los cursos que hacemos de inducción. Lo hacemos para los residentes, los auxiliares de enfermería, los licenciados en enfermería como también para funcionarios. Es un decálogo de comportamiento y de trato al paciente. La esencia principal es el respeto a la dignidad. Los pacientes cuando llegan al Hospital, los médicos tendemos a hacer cosas que puedan menoscabar esa dignidad. No es lo mismo que uno esté con traje y corbata vestido a que estés en una cama con un pijama antes caminando con pantunflas, o cuando te hablan estés acostado en una cama en vez de estar sentado. Muchas veces hablamos del paciente como si fuera algo que está ahí sin involucrarlo en las decisiones. El Hospital exige que el paciente se involucre en las decisiones. Él puede elegir negarse a un tratamiento, puede hacerlo incluso por escrito. Además la actitud Maciel también es respetar los tiempos del paciente, mirarlo a los ojos cuando se habla, explicarle las cosas para que las entienda y una serie de cuestiones que hacen al hecho de entender que la persona cuando está entrando a un hospital viene luchando contra una enfermedad.

Este sistema de gestión, ¿es sencillo de implementar en una institución pública?

No es sencillo en ninguna institución. Yo creo que todos tenemos que hacer lo nuestro. Nosotros consideramos que tiene que haber un equipo de trabajo. Uno de los problemas de la medicina es la dificultad de armar equipos, de superar egos y lograr pasar por arriba de determinados muros. A veces un equipo de cirujanos no trabaja bien con otro. Es muy importante que desde la dirección se muestre eso. Nosotros tenemos un equipo de dirección y tratamos de integrar eso.

Por supuesto que la transformación del Maciel todavía no está completa. Si miramos para adelante, ¿qué viene ahora?

El desafío principal del Hospital es mejorar el trato. Estamos ampliando el CTI en 30 camas. Los pacientes que están el CTI se quejaron de que pasan frío, que están desnudos tapados con una sábana, que están solos, se quejan de los ruidos. Se trata de que sea un CTI en lo posible en silencio, que no estén los ruidos de las alarmas y que la temperatura se pueda graduar por habitación, que la persona en los momentos más difíciles no esté sola. Está todo bien, el trato es fundamental, la hotelería también pero tenemos que operar bien, diagnosticar bien, tenemos que tratar bien, la enfermería tiene que curar.


Las Más Vistas