Conductor de COETC golpeado en el Marconi: “Se ve que ya estaba organizado eso”

Gustavo Crusoff habló con Telemundo y opinó que la línea 405 debería cambiar su recorrido.

Gustavo Crusoff contó a Telemundo que el viernes cerca de las 13 horas se vio sorprendido por unas 50 personas armadas con palos y piedras. Primero una pedrada impactó contra el parabrisas, y enseguida tenía a varios individuos rompiendo el coche y robando a los 30 pasajeros.

“Se ve que ya estaba organizado eso, porque todos tenían fierros y palos en la mano. Es imposible que todo el mundo encuentre fierros, palos y piedras en una esquina”, dijo Crusoff. “En menos de diez segundos se quedó sin un vidrio el ómnibus; yo como pude me tiré al piso, me fui arrastrando hacia el fondo porque si no me matan a pedradas ahí sentado, era una lluvia principalmente desde el lado de adelante. El inspector y la guarda, que estaban más atrás, no sufrieron tantos golpes”.

El conductor agregó que los agresores no pensaron, porque en el coche podrían estar viajando madres, niños o incluso parejas de ellos mismos y “no les importó lastimarlos o no”.

Actualmente no está trabajando, y arregló con el directorio de COETC no volver a manejar la línea 405. Crusoff dijo además que otros compañeros suyos habían pedido cambio de línea desde antes porque se sentían inseguros. “Si ponen seguridad dentro del ómnibus, un policía o dos, cinco policías, no va a alcanzar si vuelve a pasar una cosa de esas. Al contrario: van a lastimar a las personas o van a seguir apedreando el ómnibus sabiendo que hay policías arriba”.

Para Crusoff, las soluciones a los problemas que se generan cotidianamente en la línea 405 no son sencillas. “Tratar de generar un recorrido alternativo para que la gente de Peñarol mismo, que sube muchísima gente en esas primeras paradas, y ver de pasar por otro lado. Porque la verdad que por ahí no es seguro. No van a estar toda la vida con un camión de granaderos adelante y un camión de republicana atrás”, opinó el conductor.

Recordó también que hace un año lo asaltaron en esa zona, y que como el guarda no reaccionaba porque era la primera vez que lo robaban el delincuente fue hasta él y le puso un revólver en la cabeza. “Dame la plata o reviento a tu compañero”, le dijo al guarda según contó, y ahí el otro finalmente reaccionó y evitó una tragedia.


Las Más Vistas