La historia de Erika, la niña que recibió un nuevo corazón

Este viernes 14 de junio cumplió nueve años. Pasaron ocho meses desde la operación que le cambió la vida.

En 2018 Erika recibió un trasplante de corazón que hacía un año y medio que estaba esperando. La cardiopatía que tenía complicaba muchísimo su día a día. Desde que recibió el nuevo corazón, su vida cambió. Ahora puede correr, bailar, patinar, cantar, jugar a las escondidas e ir a la escuela.

Erika vive en el barrio Plácido Ellauri, ubicado entre Marconi y Casavalle, en una humilde vivienda que comparte con sus padres y sus cuatro hermanos. Los padres trabajan vendiendo ropa en la feria y además su padre tiene un trabajo algo inestable como auxiliar de limpieza. Si bien reciben asistencia del Mides, no es suficiente. Como dice la madre, “el sueldo es poco pero vamos luchando y hay gente que nos sigue ayudando”.

Cuando se conoció su historia, el Plan Juntos colaboró para mejorar la vivienda, factor muy importante para la recuperación de Erika y su hermano más chico, quien también sufre una cardiopatía. A través de algunas gestiones con el Mides lograron reparar el cuarto de Erika, colocarle aire acondicionado, le restauraron el baño y la cocina. Sin embargo, el techo sigue teniendo algunos problemas. Los ingresos de la familia no son suficientes para solucionarlo.

Natalia, su madre, es testimonio día a día del cambio de vida que tuvo Erika y con ella toda la familia. “Ha avanzado muchísimo y muy rápido. El martes tuvo control, salió todo normal, todo bien. Va mejorando cada día a día más. Ya le retiraron dos medicaciones. Ya va a la escuela, le dieron permiso para hacer gimnasia. Hace vida normal. Estoy muy feliz y muy agradecida, toda la vida voy a estar agradecida. Ella estaba muy mal, estaba muy flaca, no crecía, no hablaba casí. Hoy la ves y engordó, creció, juega corre. Es como que nació de nuevo y con ella nacimos todos”, expresó Natalia.

Por ayuda pueden comunicarse con su madre a través del teléfono 094 252553.


Las Más Vistas