La cultura de la cancelación, un arma de cambio que lleva a la polarización política

Se le llama así cuando un personaje público o una empresa se ve envuelta en un escándalo y los usuarios la “cancelan”. Hay muchos ejemplos en el último tiempo.

Grandes marcas, famosos, dirigentes o ciudadanos de a pie: nadie está libre de la “cultura de la cancelación”. Se trata de una práctica virtual que denuncia errores y exige a cualquiera que rindan cuentas, al punto que algunos denuncian sus excesos y su contribución a la polarización política en todo el mundo.

Una declaración polémica, un tuit ambiguo de hace 10 años o un video comprometedor, y las redes saltan al ataque de su autor.

Hay que “cancelarlo”, dejar de consumir sus productos, manchar su imagen, perturbar su actividad hasta que se rinda, hasta que pida perdón o intente compensar su acción.

“El activismo en Twitter es fácil: en un par de segundos podemos atacar a alguien o hacer circular una petición para acusarlo o que sea despedido”, explicó un profesor de Derecho en la Universidad de Stanford.

“La época en la cual las personas eran tratadas injustamente y no podían responder a las opiniones retrógradas y tóxicas se terminó”, dijo una profesora de la Universidad de Michigan que estudia la cultura de la cancelación.

Como muchos otros, la académica ve en este movimiento un espectro mucho más amplio que incluye la denuncia de comportamientos discriminatorios o inaceptables socialmente.

Pero para Keith Hampton, profesor de medios e información en la Universidad de Michigan, si bien las redes sociales pueden ser un vector de cambio y de progreso, la cultura de la cancelación puede “patinar”.

“Si se trata de intentar destruir a las personas, entonces esto crea otros problemas”, indicó.

Las redes sociales “incitan a la provocación y a la ira, al mismo tiempo que están casi totalmente desprovistas de matices””, señaló el experto.

El fenómeno “puede ser problemático cuando divide a un movimiento social o se las agarra con las personas incorrectas”, pero “ya ha sido una herramienta importante de cambio”.


Las Más Vistas