La reina Isabel acordó establecer un “período de transición” para que Harry y Meghan abandonen sus funciones reales

Isabel II estableció una “transición” hacia la nueva vida de Enrique y Meghan, los duques de Sussex.

“Hubiéramos preferido que siguieran trabajando como miembros de la familia real a tiempo completo”, afirmó la monarca, de 93 años, al término de una reunión de crisis en su residencia, en el este del país.

Pero, “respetamos y comprendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia, sin dejar de ser una parte valiosa de mi familia”, agregó la monarca en un comunicado.

En la reunión estuvieron presentes la reina, su hijo Carlos -heredero al trono- y los hijos de éste, Guillermo y Enrique. Meghan participaría por teléfono tras haberse marchado la semana pasada a Canadá donde está con su hijo Archie, de ocho meses.

Enrique de 35 años y Meghan de 38, anunciaron la semana pasada que abandonaban sus funciones como miembros de primer plano de la realeza, pese a no renunciar a sus títulos nobiliarios y seguir “apoyando a la reina”, pudiéndola representar si necesario en actos oficiales o el extranjero. La noticia conmocionó al reino unido y a la familia real, con la que no habían consultado la decisión.


Las Más Vistas