En Cámara Testigo presentamos un informe especial sobre la marihuana

0

Uruguay reguló la producción, distribución y venta de cannabis. Esta alternativa busca cambiar las políticas a nivel mundial sobre las drogas, apuntando a combatir el narcotráfico, los riesgos y los daños por consumo de marihuana.

En Cámara Testigo presentamos la visión y experiencia de diferentes actores, sobre la regulación de la marihuana en Uruguay.

El antropólogo Daniel Vidart explicó:

“Mucha gente no sabe que la marihuana es la flor del cáñamo, que es un textil antiquísimo, posiblemente el primero. El cáñamo y su flor han tenido a lo largo de la historia, no solamente el empleo hedonístico o recreativo, sino que está el terapéutico, el gastronómico, el industrial.

La industria del cáñamo y lo que se ha hecho con las semillas, el aceite y los materiales que salen del cáñamo son diversos y riquísimos. A tal punto que en 1941 Ford construyó un automóvil con cáñamo prensado, que era más resistente y más liviano que el metal.

El combustible que obtuvo era de las semillas del cáñamo y logró un combustible mucho más eficiente que la gasolina”.

Por su parte, Alicia Castilla sostuvo:

“Yo defiendo el derecho a usar algo aunque no tenga propiedades, aunque sea simplemente por una cuestión de placer. En mi caso tengo muchísimas dificultades para dormir y tengo dos opciones: o Valium o marihuana y elijo la marihuana.

La calidad del sueño que obtengo es infinitamente superior al sueño que obtengo tomándome una aspirina. El uso de marihuana creo que a todos los usuarios, los terapéuticos o lúdicos, lo que tiene básicamente es que aumentan la capacidad de sentir placer.

Entonces me parece más que válido. Ni siquiera lo diría recreativo, porque mucha gente fuma para trabajar. Siente mayor placer en lo que hace, especialmente los artistas, los músicos los creativos”.