Un 2018 volátil en lo económico: tensiones comerciales, empresas crecientes e inestabilidad

El Brexit sigue generando dudas, Trump y Xi Jinping se enfrentaron y Facebook sintió durísimos golpes mientras Amazon tomó el mercado.

El año 2018 estuvo marcado por los temores a una guerra comercial a gran escala.

El protagonista fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que apostó a aumentar los aranceles de varios productos extranjeros con la meta de reducir el déficit comercial y proteger las inversiones y el empleo en su país. Su principal objetivo fueron los productos chinos, a los que incrementó fuertemente las tarifas.

Pekín acusó a Estados Unidos de haber lanzado “la mayor guerra comercial de la historia económica”. Y respondió imponiendo también aranceles a productos estadounidenses.

Guerra comercial

A principios de junio, Estados Unidos impuso aranceles sobre el aluminio y el acero de varios países, incluida la Unión Europea. El bloque recurrió la medida ante la Organización Mundial del Comercio. E instauró medidas de retorsión contra algunos productos estadounidenses emblemáticos, como los jeans o la mantequilla de maní.

A fines de septiembre, Estados Unidos, México y Canadá lograron un acuerdo para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN, vigente desde hace casi 25 años.

Fue alcanzado después de más de un año de duras negociaciones iniciadas a instancias de Trump, que consideraba el NAFTA “un desastre” para su país. El nuevo pacto fue bautizado Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá.

Problemas para economías emergentes

El año fue difícil para varias economías emergentes. El alza de las tasas de interés en Estados Unidos estimuló la huida de capitales hacia activos más seguros.
Las monedas de varios países sufrieron una fuerte depreciación. La lira turca registró su valor histórico más bajo, afectada por las tensiones con Estados Unidos.
El Banco Central turco subió las tasas de interés y la crisis se retrajo, pero la situación sigue siendo delicada.

En Sudamérica, Argentina también tuvo serios problemas. El peso se desplomó frente al dólar, impulsando la inflación y reduciendo el poder de compra. El gobierno de Macri tuvo que pedir un auxilio millonario al Fondo Monetario Internacional. A cambio, debió aplicar duras medidas de ajuste para recortar el gasto.

En Venezuela el gobierno de Maduro apeló a un plan económico para poner fin a la agobiante crisis socioeconómica. El plan incluyó un aumento del IVA y la gasolina y una devaluación de 96 % a la moneda, a la que le quitaron cinco ceros.

Pero las medidas no parecen haber resuelto los problemas. Los precios siguen aumentando a un ritmo surrealista: según el FMI, la inflación podría superar 1.000.000 % en 2018.

Brexit

La salida del Reino Unido de la Unión Europea siguió siendo un dolor de cabeza para la primera ministra Theresa May. El Brexit está oficialmente previsto para marzo 2019, pero las negociaciones sobre cómo será esa salida se extendieron durante todo el año, con grandes dificultades para avanzar.

El negocio de las redes sociales

En el mundo corporativo, el año 2018 fue brillante para algunos y pésimo para otros. Facebook anunció que hasta 50 millones de cuentas fueron violadas debido a una falla de seguridad aprovechada por hackers.

La confianza de los usuarios en la red social fue puesta nuevamente a prueba por varios escándalos, como la revelación de intercambio de datos personales con fines políticos, sin consentimiento.

Apple, en cambio, puede festejar. La compañía fundada por Steve Jobs y Steve Wozniak se convirtió en la primera empresa privada en alcanzar el valor de mercado de un billón de dólares.

Amazon fue la segunda en romper la barrera de ese valor de mercado, en septiembre. Fundada en 1994 por Jeff Bezos, Amazon creció exponencialmente desde sus raíces como librería online hasta convertirse en un gigante en diversos sectores.

También en el terreno de las empresas, Boeing y Embraer firmaron un protocolo de acuerdo para la formación de una compañía conjunta valuada en 4.750 millones de dólares.

Según el acuerdo, el nuevo grupo, de capital cerrado, estará controlado en un 80 % por Boeing.

La meta de la estadounidense es competir con el europeo Airbus en el segmento de los aparatos regionales.

AFP


Las Más Vistas