Las lluvias del fin de semana llevaron alivio a algunos puntos del país, pero no son suficientes

La falta de forraje no se resuelve porque en otoño el crecimiento del pasto es mínimo y en invierno el campo natural ofrece poco alimento para el ganado.

Las lluvias registradas este fin de semana en el territorio nacional llevaron alivio a algunos de los puntos que sufren sequía, pero no fueron significativas.

El director del Plan Agropecuario del Ministerio de Ganadería, Carlos Molina, explicó a Telemundo que las lluvias contribuyen a mejorar la situación, pero no solucionan el problema de fondo que es la falta de alimento para los animales.

Aún si el promedio de lluvias se normaliza, señaló Molina, la falta de forraje no se resuelve porque en otoño el crecimiento del pasto es mínimo y en invierno el campo natural ofrece poco alimento para el ganado.

En el caso de las aguadas, las precipitaciones, aunque insuficientes, se suman a la baja del porcentaje de evaporación en otoño y esto permite que se recuperen lentamente.

Durante el sábado, la cuenca del Río Uruguay recibió un promedio de lluvias de 21 milímetros, con un pico de 70 milímetros en la zona de laureles.

En la cuenca del Santa Lucía, sin embargo, el promedio fue de 6,7 y el pico fue de 29 milímetros en San Gregorio, San José.

Benech: "No es novedad que el agro está pasando dificultades, sino ¿para qué sacamos diez medidas de apoyo concreto?"

El ministro de Ganadería dijo que no sabe si su hijo forma parte de Un Solo Uruguay: "No me corresponde hacer valoraciones sobre el movimiento".

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y varios integrantes del Poder Ejecutivo se reunieron -el miércoles-  en una nueva mesa  de trabajo con gremiales agropecuarias y el movimiento Un Solo Uruguay para analizar los reclamos del sector y el contexto de déficit hídrico que atraviesan 14 de los 19 departamentos del país.

Abordamos el tema junto al ministro de Ganadería, Enzo Benech.

Ahora tuvimos la tercera reunión con los representantes del campo. Ahora empezamos a trabajar distinto: pasamos a la evaluación de las medidas y a recibir de las gremiales y de los autoconvocados planteos bien concretos. Nos pudimos organizar mejor.

Los temas del agro son complejos. Además de toda la problemática que teníamos se nos agregó el déficit hídrico.

La declaración de emergencia lo único que permite es una acceso rápido a un fondo público. Cuando tenemos déficit de agua tenemos que responder rápidamente, por eso existe el mecanismo. Pero para declarar la emergencia tenemos que tener cierto rigor científico. Si falta agua, perdemos mucha plata.

Los productores rurales tienen que hacer un tajamar, alambrarlo, utilizar bebederos. En Uruguay tenemos agua en exceso, pero se pierde porque no la usamos.

No es novedad que el sector agropecuario está pasando dificultades, sino ¿para qué sacamos diez medidas de apoyo concreto desde el Gobierno?

No sé si mi hijo está o no está en el movimiento de Un Solo Uruguay, y no me importa. No me corresponde a mí hacer valoraciones sobre el movimiento. Uruguay es un país de una riquísima institucionalidad.

El Ministerio de Ganadería sumó siete departamentos más al permiso de pastoreo por sequía

Un total de catorce departamentos están habilitados bajo esta medida.

El Ministerio de Ganadería sumó siete departamentos más al permiso de pastoreo por sequía. Cerro Largo, Treinta y Tres, Flores, Florida, Colonia, Soriano y Rocha se sumaron a la lista.

En total son catorce los departamentos habilitados para esta medida dispuesto por las autoridades para paliar en parte las consecuencias del déficit hídrico.

Para gestionar la habilitación, los productores ganaderos deben presentarse ante las oficinas de Sanidad Animal.

El déficit hídrico se agudiza por falta de lluvias abundantes

Las precipitaciones de los últimos días fueron de un máximo de 40 milímetros.

El déficit hídrico no se ha logrado revertir. A pesar de que llovió el fin de semana, las precipitaciones fueron escasas. Según Inumet, los máximos alcanzaron el viernes en Artigas donde se acumularon 40 mm. Se trata de una cantidad tan baja que no llega a eliminar la sequía existente. Las lluvias del lunes de mañana no llegaron al norte, la zona más afectada por el déficit hídrico.

Inumet no prevé precipitaciones para los próximos siete días. Esta situación de agudiza con las altas temperaturas del verano, que provocan una mayor evaporación del agua.

El gobierno declaró el viernes la emergencia agropecuaria en siete departamentos: Durazno, Artigas, Salto, Tacuarembó, Paysandú, Rivera y Río Negro. Estos departamentos contarán con medidas de ayuda.

"La emergencia agropecuaria llega tarde y mal. Si se hubiera hecho antes, hoy ya podríamos estar repartiendo raciones"

"El Estado tiene que empezar a ser partícipe, pero no con medidillas ni pequeños actos publicitarios", afirmó el diputado Alejo Umpiérrez.

El ministro de Ganadería, Enzo Benech, concurrió  a Comisión de Ganadería para analizar la emergencia agropecuaria declarada por su cartera el miércoles. La convocatoria fue realizada por el diputado del Partido Nacional, Alejo Umpiérrez, quien reclamaba por esta medida desde hacía 3 semanas.

La emergencia llega tarde y mal. No por la zonificación, porque creemos que es correcta, aunque en breve se viene la incorporación de otras áreas. Esto debería haberse declarado hace tres semanas atrás.

Se hubiera podido haber adelantado este mecanismo antes de llegar a esta situación. Hoy ya podríamos estar repartiendo raciones. Hubo una lentitud burocrática exasperante, y la biología no sabe de tiempos burocráticos.

Los tiempos burocráticos no se comparecen con los tiempos biológicos de los animales: las raciones van a llegar recién dentro de un mes.

Esto tiene que ser un llamado de atención. Hay zonas que desde mediados de diciembre están con seca. Se podría haber ido declarando paulatinamente la emergencia.

El Estado tiene que empezar a ser partícipe, pero no con medidillas ni pequeños actos publicitarios que no tienen impacto real.

Las consecuencias del déficit hídrico en Cerro Largo

Hay lugares donde prácticamente no ha llovido o han caído precipitaciones muy escasas.

El problema comenzó hace cuatro meses, pero se ha ido agravando. Hay lugares donde prácticamente no ha llovido o han caído precipitaciones escasas.

“El déficit hídrico se está acentuando día a día. Los pedidos de ayuda en cuanto a agua potable van en aumento. En este momento tenemos 60 familias. Y día a día hay un promedio de tres familias que la piden. Semanalmente se están repartiendo 120.000 litros”, se explicó a Telemundo.

Ganadería evalúa junto a Economía e Inumet decretar emergencia agropecuaria por falta de agua

La zona más afectada se encuentra al norte del Río Negro.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Enzo Benech, afirmó que no hay una definición sobre declarar la emergencia agropecuaria, y que la situación está siendo estudiada con el Ministerio de Economía (MEF) y el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet).

“El tema de la emergencia es solo una herramienta para utilizar fondos. Emergencia por sí misma dice poco. El tema aquí es que no llueve y hay déficit de agua”, afirmó el secretario de Estado.

Este viernes, el ministro recorrió el departamento de Durazno. Señaló que hay zonas con mayores y menores problemas por el déficit hídrico, y destacó el ejemplo de un productor del departamento que tomó previsiones para este tipo de situaciones.

“Hemos hecho durante estos años, y son unos cuantos, muchos esfuerzos en apoyo a que la gente tenga agua para tomar y para su ganado, con construcción de pozos, tajamares, y ahora voy a ir a un predio que usó esas herramientas y que hoy en plena seca no tiene los problemas que tienen los demás porque tiene agua”, reflexionó Benech.

Soriano atraviesa una "situación complicada" como consecuencia del déficit hídrico: "Los cultivos están muy estresados"

"Tiene que llover, y llover durante al menos 15 días de forma paulatina", explicó un productor local.

La falta de lluvias ha provocado un déficit hídrico en diferentes puntos del territorio nacional que preocupa a los productores agropecuarios. En el departamento de Soriano, por ejemplo, la situación ha afectado a varios cultivos, pero aún no se llega a un nivel crítico que ponga en riesgo toda la producción.

En este sentido, desde la empresa Servag señalaron:

Estamos atravesando una situación complicada en cuanto al déficit hídrico. Los cultivos están muy estresados, en una etapa muy complicada. Esperamos que en el correr de estos días se pueda concretar alguna lluvia que pueda revertir esta situación, porque sino la situación va a ser más complicada.

No hay pérdidas totales en Soriano, pero sí hay muchos muy comprometidos. La soja tiene una capacidad de compensación muy importante, y eso es lo que puede ayudar a llegar a un rendimiento que no va a ser el mejor, pero alrededor de los 2.000 kilos.

En esta situación, amerita que se declare la situación de emergencia. Tiene que llover, y llover durante al menos 15 días de forma paulatina.

La falta de lluvias y su efecto en la producción: ¿es oportuno declarar la emergencia agropecuaria ante el déficit hídrico?

"A algunos les ha llovido mucho en lo que va del año y a otro les ha llovido menos de 15 milímetros", explicó el director del Plan Agropecuario.

Diversos sectores reclaman que el Gobierno reclame el estado de emergencia agropecuaria ante el déficit hídrico que padecen varias zonas del país, especialmente el norte, y que afecta particularmente al sector ganadero.

¿Qué implica que haya emergencia agropecuaria? ¿Cómo ayudaría esa declaración a los productores agropecuarios? Abordamos el tema junto al ingeniero agrónomo y director del Plan Agropecuario, Jaime Gomes de Freitas.

La emergencia agropecuaria es una medida política que tiene algunas consecuencias, pero que no llega a una gran cantidad de productores, porque está prevista para algunos con determinadas condiciones.

Lo que hay en Uruguay es un mapa que elabora el Inia que marca secciones. Esta sequía es muy particular, porque tiene una enorme heterogeneidad en cada sección de ese mapa.

Este verano ha llovido 80 milímetros en un lugar y cinco milímetros a 15 kilómetros de distancia. A algunos les ha llovido mucho en lo que va del año y a otro les ha llovido menos de 15 milímetros.

La emergencia agropecuaria ayudaría, y daría la imagen de que el Poder Ejecutivo está del lado de los productores y tomará acciones de acuerdo a la problemática. Este déficit hídrico es muy heterogéneo.

A nivel ganadero, la afectación es por falta de comida y para la bebida de animales.

El senador Sebastián Da Silva reclama que el Gobierno declare emergencia agropecuaria por déficit hídrico

Apuntó que hay animales sin agua y que existe el riesgo de que se corte la cadena de pagos.

El senador nacionalista Sebastián Da Silva reclamó que el Gobierno declare la emergencia agropecuaria por el déficit hídrico en el norte del país

Señaló que puede ser el inicio del cese de la cadena de pagos. El legislador afirmó que la situación es alarmante para distintos sectores del agro, en particular para el ganadero.

Apuntó que hay animales sin agua, y existe el riesgo de que se corte la cadena de pagos.

En tanto, el viernes, el ministro de Ganadería, Enzo Benech, viajó a Tacuarembó y se reunió con productores del norte del país.

Da Silva criticó que no se haya declarado la emergencia agropecuaria, a pesar del pedido de los productores.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, el Estado de los suelos es crítico, con fuerte carencia de agua en casi todo el territorio nacional, siendo más grave en el centro y norte del país.

Preocupación en el norte del Uruguay por bajos niveles de agua en suelos

Los técnicos descartan aún hablar de emergencia, pero reconocen que subsanar la situación es muy difícil.

El norte del país es una de las zonas más afectadas por la sequía. Particularmente, en Artigas el nivel de agua en suelo es inferior al 20 %.

“No queremos decir la palabra emergencia, eso se verá cuando profundicemos estudios. Es un déficit hídrico severo con problemas de agua, no se planificó ese tema y a corto plazo es difícil solucionarlo u los productores lo tienen que planificar con tiempo”, indicó el técnico del Plan Agropecuario Javier Fernández.

El nivel de déficit hídrico y forrajero es dispar en el departamento: la zona este – Ruta 30 desde Artigas a Masoller- no registró grandes problemas en la disponibilidad de agua para los animales por las características del suelo y porque las lluvias han sido más frecuentes. En el oeste la situación es más comprometida con escasas aguadas y suelos secos. La zona más complicada del departamento es en Topador, Cerrito, Yacaré y Baltasar Brum con tajamares que solo tienen barro.

La condición del ganado aún no es mala y está situación de abasto gracias a que los productores han apelado a suplementos alimentarios y mecanismos alternativos para su cuidado.